El Comercio

Vacunas de la gripe a domicilio

María Isolina García fue una de las vecinas de Tabayes que recibió la vacuna en el bar de Julia.
María Isolina García fue una de las vecinas de Tabayes que recibió la vacuna en el bar de Julia. / P. NOSTI
  • Los vecinos de los núcleos rurales de Bimenes aprovechan las escuelas, los bares o los centros sociales para recibir la inyección

En Bimenes es posible vacunarse contra la gripe sin necesidad de desplazarse al centro de salud. La iniciativa, que después de siete años ya está más que consolidada en el municipio, beneficia a los vecinos de los núcleos rurales, especialmente a aquellos que tienen problemas de movilidad. «Estamos encantados de que vengan hasta aquí porque para el minuto escaso que lleva que te pinchen, si tuviéramos que ir hasta el consultorio a San Julián perderíamos mucho tiempo», aseguró Mercedes Martínez Canteli. Ella fue una de las vecinas de Tabayes que se acercó ayer hasta el antiguo bar de Julia -que en la actualidad únicamente funciona durante las fiestas-, para recibir la vacuna. Lo hizo junto a su hermana Pilar y allí estaban citados también los vecinos de los núcleos de Pumar, La Vara, Campa San Xuan, Rebudillu y Robledal.

Para dispensar la inyección contra la gripe cualquier sitio es bueno y dan fe de ello los espacios escogidos. Los vecinos de Suares acudieron al centro social, los de Santa Gadía, Viñai, La Llera y Rebollal a la cochera del Moricu y desde Piñera hasta Melendreros, a las antiguas escuelas.

Además, para quienes no pueden salir de sus casas o están en cama, la enfermera acude directamente a los domicilios. «Es muy cómodo porque podemos venir en un momento, de otra forma tendríamos que pedir a alguien que nos llevase a San Julián o quienes no tengan a nadie, pagar un taxi», agradeció la vecina María Isolina García.

Mayores y sin transporte

Por su parte, José Canteli también destacó la comodidad del servicio, que define como cercano y eficaz. «Espero que siga así muchos años porque para el pueblo es muy importante, aquí no hay autobuses y sí mucha gente mayor que a lo mejor de no ser por esto no se vacunaría», apuntó.

Aunque este año el inicio de la campaña se retrasó, está previsto que en Bimenes se vacunen medio millar de personas, lo que supone alrededor de un tercio de la población. Los mayores de 65 años y los enfermos crónicos están considerados grupos de riesgo, por lo que los facultativos recomiendan que reciban la inyección.