El Comercio

Una semana sin sacar los ultraligeros de La Morgal

Miguel y Tino Montes, ayer, delante de todos los ultraligeros parados en los hangares de La Morgal.
Miguel y Tino Montes, ayer, delante de todos los ultraligeros parados en los hangares de La Morgal. / SUSANA SAN MARTÍN
  • Los usuarios se quejan de que la situación perjudica su seguridad y de que la Consejería de Deportes «no ha movido un dedo»

  • La Agencia Estatal de Seguridad Aérea alega que el aeródromo de Llanera está en la zona de control del aeropuerto de Asturias

Más de cien usuarios de La Morgal, que habitualmente salen a volar en alguno de los cuarenta ultraligeros que albergan sus hangares, cumplen hoy una semana en tierra. Tino y Miguel Montes, dos de los afectados, explicaron ayer que «el jueves pasado llegó una comunicación de AESA (la Agencia Estatal de Seguridad Aérea) en la que se nos informaba de que el aeródromo estaba mal posicionado en el mapa y ahora, al revisarlo, se han dado cuenta de que entra en el margen de control del aeropuerto de Asturias».

Hasta ahora, La Morgal estaba situada en las cartas de navegación aérea justo en el margen exterior de esa zona. Desde el pasado día 10 «parece que alguien se ha dado cuenta de que la pista 'se ha movido' y está unos metros más al nordeste», relató Miguel Montes. Por tanto, La Morgal quedaría ahora «dentro de esa zona de control del aeropuerto y los ultraligeros, que llevan volando aquí desde hace treinta años, no pueden hacerlo hasta que tengan una 'carta operacional' de AESA, lo que nos causa un grave perjuicio».

Los usuarios consideraron que los procedimientos de operación que a partir de ahora se les exigirían «nos obligan a hacer un plan de vuelo, algo no pensado para los ultraligeros, y también a volar únicamente hacia el sur de la pista». Es en este punto donde Miguel y Tino Montes son aún más críticos. Advirtieron de que esta medida «perjudica la seguridad porque nos obliga a virar hacia la derecha, a viento en cola, durante el despegue; esto es peligroso». Además, contaron, ese giro se produciría hacia una zona donde escasean las posibilidades de hacer un aterrizaje de emergencia» (carreteras y polígonos industriales de la zona). Tal y como lo hacían hasta ahora, girando a la izquierda, «hay abundantes zonas para aterrizar, pues son todo prados y un ultraligero aterriza con facilidad en un sitio así, pero no en un polígono industrial o en una carretera», detallaron ambos.

Otro de los puntos en los que ven un importante peligro es en la obligación de «cambiar de frecuencia al despegar para comunicar con el aeropuerto de Asturias, por lo que perdemos el contacto con otras aeronaves que estén volando en La Morgal. Estar en el mismo sitio y en distintas frecuencias también es peligroso».

Por toda esta situación, ayer indicaron que han pedido a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea que les saque fuera de la zona de control del aeropuerto y reclaman a la Consejería de Deportes «que se implique en este tema porque no ha movido ni un dedo para defender nuestros derechos».

Temas