El Comercio

Siero cerrará 2016 con superávit de dos millones al aumentar la recaudación

El concejal de Hacienda, Alberto Pajares, en una comparecencia con el alcalde Ángel García.
El concejal de Hacienda, Alberto Pajares, en una comparecencia con el alcalde Ángel García. / PABLO NOSTI
  • El edil Alberto Pajares dice que el Ayuntamiento ha cumplido el objetivo de estabilidad presupuestaria, pero no la regla de gasto

El Ayuntamiento de Siero espera cerrar el ejercicio 2016 con un superávit de dos millones de euros, según anunció ayer el concejal de Economía, Alberto Pajares, tras recibir el informe municipal de ejecución del tercer trimestre del año.

El edil explicó que el Consistorio podría ingresar más de un millón de euros de lo previsto gracias al aumento de la recaudación en tres impuestos concretos: bienes inmuebles (IBI); construcciones, instalaciones y obras (ICIO) e incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (plusvalía). En el caso del IBI, se debió a la regulación de numerosas parcelas que no estaban dadas de alta.

Pajares destacó la evolución económica de la administración local en 2016, cuyo superávit será 1,6 millones mayor que en el ejercicio anterior, que fue de 400.000 euros. El concejal puntualizó que habrá que esperar a marzo a la liquidación de todo el ejercicio. Y si se mantiene ese superávit, recordó que deberá destinarse a amortizar deuda por exigencia del Gobierno central. No obstante, desde el gobierno intentarán que una parte pueda emplearse a inversiones, que deberán ser financieramente sostenibles y que no generen más gasto corriente. El superávit de 2015 se empleó en un saneamiento en Faes.

La deuda municipal

La deuda actual del Ayuntamiento asciende a 7,5 millones de euros y, según subrayó Pajares, Siero es el municipio asturiano con menor deuda por habitante (140 euros) entre los de más de cuarenta mil vecinos: «Tenemos un nivel de endeudamiento del 18,59% respecto a los ingresos, cuando la ley permite hasta un máximo de deuda del 110%».

Pajares destacó que el Ayuntamiento está cumpliendo el objetivo de estabilidad presupuestaria, «pero se da la paradoja de que vamos a incumplir la regla de gasto». Dos serían los motivos de esa situación: el alto grado de ejecución presupuestaria y la incorporación de 3,8 millones de euros de remanentes de 2015, que se destinaron a obras de saneamiento, vías urbanas o al proyecto del Centro Polivalente Integrado de Lugones, entre otras actuaciones significativas.

«Esa regla es una fórmula matemática que compara el gasto con respecto al del ejercicio anterior y te permite aumentar un porcentaje», explicó. El concejal de Economía coincide con las numerosas voces que exigen una modificación de esa regla para las entidades que estén saneadas. «Al que más ahorra, más le penaliza esa regla, es muy perversa para el que hace mejor las cosas», insistió.

Ese incumpliento obliga al Ayuntamiento a elaborar un plan económico-financiero para explicar los motivos, que ya se encuentra en fase de ejecución, según apuntó ayer el concejal.

Pajares comentó que ya están en fase de negociación del presupuesto de 2017 con el resto de grupos políticos, aunque no quiso adelantar ninguna cifra. La inversión del próximo ejercicio deberá reservar una partida de 2,5 millones de euros para construir el centro polivalente de Lugones.

Temas