El Comercio

El portavoz del PP de Nava dimite por motivos «personales y políticos»

José María Osoro y Cecilia Fernández presentando la dimisión y la renuncia, respectivamente.
José María Osoro y Cecilia Fernández presentando la dimisión y la renuncia, respectivamente. / E.C.
  • A José María Osoro le reemplazará el número 3 de la candidatura, Pablo Onís, tras la renuncia de la segunda de la lista Cecilia Fernández

El portavoz municipal del Partido Popular de Nava, José María Osoro, presentó el jueves la renuncia a su acta de concejal argumentando «motivos personales y profesionales». Así consta en el documento que presentó en el registro general del Ayuntamiento, si bien ayer declaró a este diario que también obedecía a razones «políticas».

Su puesto lo ocupará el número tres de la candidatura y actual presidente de la Junta Local del PP, Pablo Onís, ya que la número dos de la lista, Cecilia Fernández, presentó anteayer también su renuncia a ocupar la concejalía que Osoro dejará vacante. De hecho, ambos acudieron juntos al registro.

Osoro llevaba casi diez años como concejal del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Nava, cuatro de ellos en el anterior equipo de gobierno en coalición con los asturianistas. También ejerció casi nueve años como presidente de la Junta Local del PP naveto.

Tras las últimas elecciones municipales -en las que los populares perdieron uno de sus dos ediles-, Osoro comunicó a la presidenta regional del partido, Mercedes Fernández, su deseo de dejar los dos cargos que desempeñaba y propiciar «un relevo natural». En aquel momento ya renunció a la presidencia de la Junta Local y ahora es cuando decide ceder la concejalía apelando a la «coherencia».

Osoro explicó ayer que su actividad profesional le ocupa cada vez más tiempo. Y en lo personal, aseguró que, dedicarse a la política en un municipio pequeño como Nava, «tiene un coste bastante difícil de asumir», a lo que se añadiría el sacrificio para su familia y entorno, «que es momento de resarcir». No obstante, aclaró que estuvo en política todos estos años «porque me gustaba y me sigue gustando».

En cuanto a los motivos políticos, admitió como una de las principales causas el mal resultado electoral de junio de 2015, aunque recordó que no fue ajeno al descenso generalizado del PP en todos los concejos limítrofes. «Fue una etapa muy tumultuosa en el centro-derecha asturiano», dijo.

Asimismo, desveló que en Nava hubo «una campaña de desprestigio bien orquestada hacia mi persona y hacia el PP de gente que intenta influir en la política local». También reconoce que se había producido «cierto desgaste» que aconsejaba una regeneración y dejar paso a «caras nuevas». «En el PP de Nava no hay problema de relevo, porque tenemos gente muy válida y preparada», añadió.

A la hora de realizar un balance de urgencia, Osoro valora «positivamente» el pacto de gobierno con Asturianistes por Nava, que seguía la línea de sus antecesores cuando alcanzaron un acuerdo con el Partíu Asturianista. «No fueron tiempos fáciles para desarrollar políticas locales debido a la crisis y con un gobierno regional con poca sensibilidad hacia Nava, como sigue teniendo ahora», afirma.

Bajada de impuestos

Como principales logros, destaca la bajada de impuestos como el de bienes inmuebles (IBI) o de los valores catastrales. «Nava era uno de los municipios asturianos con menor presión fiscal», asegura. Subraya también que no hubo recorte de servicios y que «no era momento de obras faraónicas».

Y menciona el intento de dinamizar el concejo con eventos. «Cuando lo hacen unos, lo llaman cultura; cuando lo hacíamos otros, lo llamaban fiestas», ironizó. Y volvió a reiterar que el último Festival de la Sidra costó más que cuando ellos gobernaban. «Nosotros trajimos a Los Secretos, ellos a David Civera, es cuestión de gustos y tan digno uno como otro», dijo.

Osoro tiene muy clara la importancia de estos eventos multitudinarios para darle vida a un municipio «donde la hostelería en conjunto viene a ser la mayor industria del concejo». Y añadió que en el anterior mandato «abrían locales pese a la crisis y ahora cierran».