El Comercio

Exalumnos del instituto de La Pola y de la escuela de Faes se reúnen en Siero

Antiguos alumnos del instituto de La Pola, ayer, durante su encuentro en Noreña.
Antiguos alumnos del instituto de La Pola, ayer, durante su encuentro en Noreña. / SUSANA SAN MARTÍN
  • Compartieron mesa y mantel para rememorar las vivencias de sus años escolares y mantener el contacto pese al paso de los años

Un grupo de antiguos alumnos del Instituto de Enseñanza Medida de La Pola, actual Instituto de Educación Secundaria Río Nora, por un lado; y otro de exalumnos del maestro Edmundo Regadera Piquero, de las antiguas escuelas de Faes, por otro, se reunieron ayer en Noreña y Valdesoto para celebrar un encuentro generacional y compartir no solo las vivencias y proyectos actuales de cada uno de ellos, sino también para recordar unos años especiales que pasaron juntos en las aulas y que se han convertido, con el paso del tiempo, en uno de sus principales nexos de unión.

Los antiguos alumnos del Instituto de Enseñanza Media de Pola de Siero, reunidos en torno a una mesa de la que formaban parte más de veinte personas, comenzaron su jornada a las 13 horas en el hotel Cristina de Noreña, con una exposición relativa a los años en los que formaron parte del alumnado de este centro: desde 1969 a 1971, dos cursos escolares que coincidieron en aquel entonces con los primeros de funcionamiento autónomo del instituto, que había dependido hasta entonces del Alfonso II de Oviedo.

En el Llagarón de Valdesoto se reunieron por su parte casi cincuenta exalumnos del profesor Edmundo Reguera Piquero, que impartió clase en las antiguas Escuelas de Faes entre los años 1945 y 1964 y de quien todos ellos guardan aún hoy día un cariñoso recuerdo. Esta comida de hermandad, que prácticamente se ha convertido ya en tradición después de cinco años organizándola, reunió en el pueblo de Siero a casi cuarenta personas que hoy viven en distintos lugares de Asturias y que, en aquel entonces, compartían colegio y aulas, porque «estábamos todos juntos, la escuela no era como ahora», y delante de ella posaron nuevamente, para la foto de familia con la que recordarán este quinto encuentro de 2016.

Otra generación de estudiantes del instituto de La Pola, en este caso los que cumplieron cincuenta años en 2014, se reunieron ayer por la noche para disfrutar de unas horas juntos después haber celebrado su último encuentro hace dos años. La mayoría son de La Pola, pero también de Noreña y Nava e incluso alguno de ellos se trasladó desde Sevilla o Barcelona para poder asistir a este encuentro con sus antiguos compañeros. Solo faltó José Aurelio Álvarez, alcalde de Siero entre 1995 y 1999, fallecido el año pasado, y a quien fue dedicada la habitual misa de las siete de la tarde en La Pola.