El Comercio

Llanera bebe de nuevo de sus fuentes

 En Cayés, con el corredor de madera rehabilitado.

Molino de La Ponte.

En Cayés, con el corredor de madera rehabilitado. / Susana San Martín

  • La recuperación de estos espacios aporta nueva vida a la zona rural

  • Fuentes y lavaderos del concejo, junto al molino de Cayés, son los últimos elementos patrimoniales que el Ayuntamiento ha recuperado

La recuperación de algunos de los elementos más característicos de los pueblos de Llanera, aquellos que forman parte de su historia y son reconocidos por todos sus habitantes como símbolos de su identidad pasada y presente, ha tomado un nuevo impulso en el municipio en los últimos meses. Ylo ha hecho gracias al Plan de Actuación para la Recuperación y Restauración de elementos etnográficos, fuentes y espacios públicos, que desarrolla el Ayuntamiento con el personal contratado en el Plan de Empleo. Desde el inicio de la rehabilitación exterior del molino de Cayés el año pasado, para cuyo interior también existen planes de recuperación, se han sumado a este plan varias fuentes y lavaderos del concejo que se encontraban en un lamentable estado de abandono, algunas incluso cubiertas completamente por la suciedad y la maleza desde hace años y que ahora suponen un nuevo motivo de orgullo y alegría para los vecinos.

En Cayés, el molino de La Ponte es uno de los elementos más representativos de la parroquia y, aunque la fecha de su construcción no está totalmente clara, existen documentos medievales que dejan constancia de la existencia de molinos en la zona durante esa época, y la presa de la que recibe el agua data del siglo XII. El corredor exterior, de madera, fue rehabilitado a finales de 2015 gracias a un convenio de colaboración firmado entre el Ayuntamiento y la ingeniería Sacyr Fluor y supuso una inversión de 8.000 euros.

Anteriormente, se realizaron otras dos actuaciones que tuvieron como objeto la reparación de la cubierta, la limpieza y desbroce del terreno, así como un rejuntado de fábrica de mampostería y la restauración de la puerta de madera. La previsión de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Llanera es continuar con su recuperación interior, proyecto que está en redacción, y una vez acometida esa reforma quedaría solo por recuperar la maquinaria del molino. Estas actuaciones deberán contar nuevamente con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio Histórico del Principado de Asturias, ya que este elemento etnográfico está incluido en el inventario de Patrimonio Cultural de la región.

La primera, La Mirandiella

Las obras de restauración de fuentes de este nuevo plan comenzaron por La Mirandiella, en Barredo, en la parroquia de Arlós, que se encontraba en desuso, con el agua estancada y restos vegetales sedimentados. Tras las mejoras, que supusieron también el acondicionamiento del entorno donde se ubica, no solo cambió su aspecto estético, sino que tanto la fuente como el lavadero son ahora perfectamente utilizables.

La fuente del Peñeo, en San Cucao, tiene un lavadero de planta rectangular cuya techumbre se encontraba bastante deteriorada debido su antigüedad. En este caso, se renovaron tanto la pilastra que sustentaba la cubierta como los muros de cierre del vaso y las piletas. Tras la retirada de toda la estructura del techo del lavadero, se instaló una nueva, de madera de castaño e iguales dimensiones que la original, y terminó cubriéndose el techo con teja árabe roja. Además, la adecuación del entorno, con una pequeña zona ajardinada, y la instalación de una valla de madera rodeando la fuente, han convertido este espacio en una zona especialmente agradable.

En Tuernes el Grande, los vecinos celebraron la rehabilitación de la fuente y el lavadero de Cañe con un ‘amagüestu’ al que acudieron decenas de personas hace dos semanas, a pesar del frío y la lluvia de aquel día. Y es que casi nadie sabía el estado en el que se encontraba esta fuente debido a que tanto su estructura como el camino de acceso estaban prácticamente tapados por la maleza, por lo que las autoridades municipales y los vecinos coinciden en calificar el cambio entre el ‘antes’ y el ‘después’ como «espectacular».

Cuando comenzaron las obras, ni siquiera se podía prever su duración, hasta que no se eliminó toda la vegetación que cubría la zona. Tras los trabajos realizados, tanto el acceso como el entorno de la fuente y sus elementos presentan un aspecto que, ya visible desde la carretera, invita a conocer este espacio y disfrutar en él de otro de esos apacibles rincones de la zona rural de Llanera.

Y de Cañe, los trabajos pasaron a la de Fuentetierra, en Ferroñes, donde se desarrollan en este momento. Tampoco allí fue sencillo saber el alcance de las obras pues, además de un complicado acceso, se repetía nuevamente el problema de encontrarse cubierta por la maleza, de la que ya no queda ni rastro, y donde puede verse ya toda la estructura de la fuente y los elementos que están siendo rehabilitados.

Finalizados los trabajos en Fuentetierra, se continuará con la fuente de Guyame, en San Cucao, y la adecuación del entorno de la pista deportiva de Lavares, en la parroquia de Arlós. A su conclusión quedará completada la primera parte del Plan de Actuación para la Recuperación y Restauración de Elementos Etnográficos, Fuentes y Espacio Públicos.

Temas