El Comercio

Los ecologistas piden mayor control sobre la futura planta de residuos de Valdesoto

  • Consideran que el proyecto para que se autorice el espacio de tratamiento de Residuos de Construcción y Demolición es «precario»

La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies ha presentado una serie de alegaciones ambientales relativas al proyecto de instalación de una planta de tratamiento de Residuos de Construcción y Demolición (RCD), proyectada en Venta la Salve, en la carretera de Valdesoto, junto al lugar donde anteriormente se aprobó la instalación de un circuito de motocross.

Para la Coordinadora, este proyecto, cuya planta de clasificación de residuos tendría una capacidad entre cincuenta mil y cien mil toneladas al año, si bien es «necesario, está hecho muy en precario», por lo que solicitan que para autorizar finalmente la creación de este equipamiento «se establezcan más requisitos de los que ahora se exigen» con el objetivo de aminorar el impacto ambiental que este equipamiento pudiera causar en la zona.

Entre las principales peticiones de la Coordinadora Ecoloxista está que las máquinas de machaqueo, de cribado y el tambor trombel de la nueva planta se sitúen en una nave cubierta y cerrada para evitar la dispersión de polvo y reducir su impacto acústico y «no en la calle como está previsto». A este respecto, añaden que en el proyecto inicial «se desecha el impacto acústico de la instalación sin presentarse un estudio completo y detallado de acústica ambiental, ni un plan de control de ruidos con una adecuada planificación de los muestreos en las poblaciones más cercanas, y que ya sufren las molestias de la autopista, de las plantas de hormigón y de las canteras de la zona, así como del circuito de motocross», destacan.

Los ecologistas también consideran necesario habilitar una zona de clasificación manual de los residuos (triaje), «que tampoco está prevista, así como una zona de acopio de material impermeabilizada y con protecciones laterales para evitar la acción del viento y no en la calle, como está previsto ahora».

Aguas subterráneas

La afección a las aguas subterráneas es otro de los aspectos que preocupa a los integrantes de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, ya que entienden que «no se valora ni su posible contaminación ni que puedan llegar a verse afectadas por la filtración de los lixiviados de los residuos». Por ello, consideran que también sería necesario en este caso «la impermeabilización de la zona de acopio de residuos». En este mismo sentido, en relación al agua, ven imprescindible que se concrete «el tipo de balsa de decantación que se va a instalar, así como su tamaño, para garantizar el tratamiento de todas las aguas del entorno y su adecuada decantación, para que cuando se tenga que limpiar pueda seguir operativa. Además», añaden, «debe tenerse en cuenta el impacto del tráfico de camiones en la SI-8, que va desde Pola de Siero a Valdesoto» y que sería la ruta utilizada, ya que «desde la salida de la autopista se pasa al lado de varias viviendas y de una zona deportiva muy utilizada».