El Comercio

Los sindicatos exigen empleo público ante la merma de los servicios en Siero

Trabajadores del plan de empleo el día que presentaron sus reclamaciones en registro.
Trabajadores del plan de empleo el día que presentaron sus reclamaciones en registro. / PABLO NOSTI
  • Critican que los planes de empleo local se hayan convertido en «mano de obra barata» para ocupar puestos «estructurales» del Ayuntamiento

La decisión del gobierno de Siero de no concurrir a la próxima convocatoria autonómica de los planes de empleo recibió ayer la reprobación sindical, aunque todos coincidieron en señalar que el verdadero problema reside en la progresiva merma de los servicios municipales y la necesidad imperiosa de crear empleo público estable.

Los representantes de los cuatro sindicatos presentes en el Ayuntamiento de Siero subrayan también que los trabajadores de esos planes de empleo estuvieron ocupando, de forma reiterada, puestos «estructurales» de la administración local. «Se utilizaron como mano de obra barata», denunció ayer el delegado sindical de UGT, Alberto Rozas, quien alertó de que varios servicios municipales se encuentran, en la actualidad, «en precario».

La delegada de USO, Desirèe Rodríguez, exigió una apuesta política por el empleo público. «Cada vez asistimos a más contratos con distintas empresas privadas que prestan servicios al Ayuntamiento», dijo. Respecto a las denuncias que presentaron los trabajadores del último plan -que supusieron un desembolso de 386.799 euros-, Rodríguez manifestó que «están en su legítimo derecho, porque estaban haciendo el trabajo de funcionarios de carrera e incluso firmando informes».

El delegado de Comisiones Obreras, Alberto Pérez, desveló que ellos habían propuesto que el Ayuntamiento asumiera la diferencia entre lo que cobran los beneficiarios de los planes de empleo y lo que deberían percibir según el convenio y la categoría, «pero no se nos tuvo en cuenta». Y considera que el modelo actual es perjudicial tanto para la administración como para los trabajadores: «Son parches para que no haya un empleo público y estable».

El delegado del SIPLA, Adrián Díaz, fue el más crítico con la renuncia a la nueva convocatoria de los planes, «porque daban empleo a bastante gente que lo necesita». E hizo extensible sus quejas a la política de empleo, que calificó de «penosa». «No dejan de amortizar plazas y la limitación de la ley de presupuestos nos está machacando; hay muchas necesidades que no se cubren», denunció.

El Ayuntamiento anunció este verano la primera oferta pública de empleo desde 2007, pero USO criticó ayer que «no se han convocado ni las bases» y aseguró que serán plazas que ahora ocupan interinos. Para UGT, «están vendiendo humo con esa oferta» y cifró entre 30 o 40 los trabajadores que se jubilaron desde 2007 en el Ayuntamiento y cuyas plazas vacantes no se cubrieron.