El Comercio

Siero cierra el Centro Polivalente de Valdesoto por incumplir el reglamento

El Centro Polivalente de Valdesoto que ayer permanecía cerrado al público.
El Centro Polivalente de Valdesoto que ayer permanecía cerrado al público. / PABLO NOSTI
  • La medida cautelar se toma tras la marcha del arrendatario de la cafetería por una espicha que hizo una asociación en una sala del edificio

El Ayuntamiento de Siero ha decidido cerrar de forma provisional el Centro Polivalente de Valdesoto por incumplir el reglamento de uso vigente, y a la espera de establecer un nuevo modelo de funcionamiento que permita una adecuada convivencia entre las asociaciones que utilizan esas instalaciones municipales. El desencadenante de esta medida cautelar ha sido la renuncia del arrendatario de la cafetería a seguir prestando el servicio, tras un incidente que tuvo hace unos días con una de las asociaciones.

El equipamiento fue clausurado el pasado lunes y solo mantiene operativo el servicio de peluquería. La intención del equipo de gobierno es poder reabrirlo a la mayor brevedad posible, pero esta semana la atención prioritaria está centrada en el pleno presupuestario del jueves y las comisiones previas.

«Estamos valorando diferentes opciones y también tenemos que decidir si volvemos a licitar la cafetería», comentó ayer el concejal de Hacienda de Siero, Alberto Pajares. El edil explicó que la función lógica de un centro público parroquial es acoger actividades culturales y las propias de las asociaciones, «pero se estaba utilizando para espichas y comidas», un uso que está prohibido en todos los edificios municipales del concejo de Siero.

No obstante, desde el equipo de gobierno estaban abiertos a que pudiera celebrarse alguna fiesta de forma esporádica, pero siempre que llegaran a un acuerdo con el encargado de la cafetería y que no ocuparan una sala al margen y con sus propias viandas, como sucedió hace unos días con un magüestu.

Pajares recordó que, cuando ellos llegaron al gobierno, el anterior arrendatario del bar acababa de renunciar «un poco por los mismos motivos» y ellos volvieron a licitar el servicio. Y entonces se elaboró un reglamento de uso de las instalaciones de obligado cumplimiento para todos las asociaciones. «Se saltaron lo pactado e hicieron una fiesta en una sala aparte», añadió el concejal. Pajares lamentó la marcha del nuevo arrendatario de la cafetería, «porque estaba colaborando de buena manera con el Ayuntamiento».

Malas relaciones

A diferencia de otros centros polivalentes municipales -como, por ejemplo, el del Carbayín Alto- el de Valdesoto nunca estuvo gestionado por una asociación concreta. A ello se le une las malas relaciones entre las dos asociaciones de jubilados existentes en la parroquia.

Precisamente, en el último pleno ordinario se aprobó por unanimidad una moción de Ciudadanos para elaborar una normativa que regule la cesión de locales públicos y que se publique en la web municipal un inventario de esos espacios. En el marco de ese acuerdo, quizás se podrían solventar esas desavenencias entre colectivos vecinales.

Hace unas semanas, IU también criticó que se prohibiera dar la merienda a los niños en el Centro Polivalente de Valdesoto en las actividades de la asociación de padres.