Los comerciantes de Lugones alertan del aumento de hurtos en tiendas

Actividad comercial en el centro de Lugones.
Actividad comercial en el centro de Lugones. / PABLO NOSTI
  • Los establecimientos de proximidad piden una mayor presencia de los policías de paisano en la zona

Pequeños hurtos, actos de picaresca y sustracciones rápidas a plena luz. Los comerciantes de Lugones creen que en los establecimientos de la zona se está produciendo un repunte de los hurtos y robos a pequeña escala. Los portavoces del pequeño comercio consideran que la escasa presencia policial «de a pie» en la calle y la familiaridad de algunos de los agentes de paisano que operan en la zona tienen que ver con esa tendencia.

La secretaria de la Asociación de Comerciantes de Lugones (Asecol), Rosa Vázquez, destacó ayer que si bien no se aprecia un incremento de la criminalidad y los robos a gran escala en los últimos meses, si «se nota más en los hurtos». Vázquez apuntó que «se constata una inseguridad palpable general y la picaresca aumenta en todos los sentidos».

La portavoz de los comerciantes de la localidad consideró que la situación se está poniendo mucho más complicada para las tiendas de proximidad en lo que respecta a los pequeños robos en el día a día, sin que existan «ni los medios ni las dotaciones para luchar contra ello». «A diario sí que es cierto que los comerciantes de Lugones estamos más inseguros en lo relacionado con los hurtos», recalcó. Añadió que «una chica en una tienda nos avisó hoy mismo de actitudes sospechosas en su establecimiento; el otro día a dos personas de otros dos negocios de Lugones les llevaron la tablet y el teléfono móvil».

Para Rosa Vázquez, la solución a este repunte pasa por una mayor presencia policial y, asimismo, una rotación de los agentes que actúan de paisano cuyos rostros, en su opinión, ya empiezan a resultar demasiado familiares para los delincuentes. «Está claro que, de alguna manera, se tienen que poner más efectivos policiales por la calle; incluso a los policías que van de paisano ya los conoce todo el mundo», recalcó. La portavoz de Asecol cree imprescindible una mayor «coordinación entre la Policía Nacional y la Local». Asimismo, insistió en la idea de recuperar el concepto de la Policía de proximidad en vista de que «el ciudadano de a pie tiene ahora más inseguridad que nunca».

En esta línea, consideró que la crisis económica que se resiste a abandonar definitivamente a muchas economías domésticas ha provocado que en el gran lienzo de la criminalidad en tiendas y comercios, tanto en la localidad como en el resto de Asturias, nuevos perfiles se estén incorporando, algunos de los cuales no se corresponden, necesariamente, con la idea preconcebida que puede tenerse de un delincuente habitual.

Agentes de proximidad

Vázquez destacó que este repunte de los hurtos y la inseguridad en el comercio de proximidad no es una condición exclusiva de Lugones. Así, la portavoz del colectivo de comerciantes aseveró que en ciertas zonas de Oviedo o en localidades como Colloto se están reproduciendo los mismos patrones.

Ana José de Celis, portavoz de Centro Comercial Abierto, señaló, en línea con lo expuesto por Rosa Vázquez, que «esa inquietud siempre la tenemos en el pequeño comercio». En este sentido sí apunta hacia una serie de casos recurrentes de «robos al descuido» de los que han sido víctimas en las últimas fechas los comerciantes de la zona y los negocios de proximidad. La también portavoz de los comerciantes de la zona coincidió en que «la mayor presencia policial evita este tipo de situaciones» y añadió que «los agentes de proximidad siempre vienen bien».

Temas