Un instante del taller de resolución de conflictos.
Un instante del taller de resolución de conflictos. / PABLO NOSTI

Batallas que se ganan sin pelear

  • El ayuntamiento de la localidad y el club Tai-Jitsu Asturias enseñan a los alumnos a identificar situaciones de riesgo y evitar la confrontación

  • El IES de Llanera desarrolla un proyecto de prevención y resolución de conflictos pionero en el Principado

En 'El arte de la guerra', la aún muy presente voz de Sun Tzu dice que «la mejor victoria es vencer sin combatir». En la adolescencia y la preadolescencia los chicos y chicas se enfrentan a toda clase de situaciones, estímulos y retos nuevos ante los que, muchas veces, no saben cómo reaccionar. Precisamente, para darle a los jóvenes herramientas para identificar situaciones de conflicto y evitar el recurso de la violencia, verbal o física, el Ayuntamiento de Llanera y el Club Tai-Jitsu Asturias han puesto en marcha el proyecto de 'Prevención y Resolución de Conflictos', dirigido alumnos de Primero de la ESO del IES de Llanera. Esta iniciativa, pionera en Asturias, complementa la oferta educativa del centro y se incluye en el horario escolar. Se trata de una experiencia que pretende complementar y enriquecer la oferta educativa, pero sin sobrecargar la agenda del alumnado, por lo que se incluye dentro del horario escolar habitual. La concejala de educación del Ayuntamiento de Llanera, Susana García, valora esta iniciativa «como una buena herramienta para intentar evitar estos conflictos que pueden surgir ente adolescentes, en una etapa de cambio». En este proyecto teórico-práctico y participativo, los alumnos del centro interactúan entre sí, participan en las tareas, ejercicios y rondas de preguntas y reproducen situaciones o conflictos de la vida diaria. Susana García cree que, a estas edades, los jóvenes «tienen que saber gestionar su propia frustración y aceptar las ideas de los demás».

Joaquín Muñiz González, del Club Tai-Jitsu Asturias, recalca que «el taller principalmente es práctico, no solamente versa acerca del aprendizaje de inmovilización y reducción». La asimilación de habilidades para la resolución de conflictos esquivando la violencia y las «prácticas de cómo estar atento a lo que ocurre a su alrededor, para activar su atención» son otros de los principios que se les inculcan a las alumnas y alumnos del centro, tanto para no ser instigadores de peleas, como para «que no les escojan como víctimas». Los aproximadamente 110 alumnos y alumnas de cinco cursos de primero de la ESO que participan se muestran muy motivados en un taller que les ayuda a afrontar el titánico reto que supone hacerse mayores.