El Comercio

El mercadillo recupera la pureza

fotogalería

El puesto de los hermanos Verónica e Iván García en la carpa del certamen. / P. Nosti

  • Los vendedores acordaron exponer solo güevos pintos y en piezas naturales de ave

  • Algunos artesanos se quejaron por instalar la carpa en la parte superior del parque, pero Festejos considera que es la mejor ubicación posible

Veintiocho puestos participaron ayer en el mercadillo de Güevos Pintos, que este año estrenó ubicación en la superior del paseo central del parque Alfonso X. La idea era descongestionar el entorno de la Casa Consistorial, pero se escucharon quejas de algún artesano, sobre todo, por haber dejado al principio del paseo los puestos que participaron en el Mercaú Polesu. Desde Festejos consideran que la ubicación es la mejor posible, aparte de permitir la instalación de todos los solicitantes de un puesto, pero se comprometió a mejorar los accesos en el futuro.

La gran novedad del mercadillo fue que se adoptaron algunas normas de consenso entre los propios artesanos para recuperar la tradición. Salvo alguna excepción, solo se vendieron güevos pintos y decorados con huevos naturales de ave. El mercadillo sorprende cada año por la imaginación de los artistas, que intentan reinventarse en cada edición. A los güevos decorados con los motivos más dispares -desde tradicionales a series, escudos de equipos de fútbol, personajes o cuadros famosos-, se le suman numerosas invenciones: brujas, gaitas, pendientes, hórreos o cualquier otro elemento con forma ovoide.

Festejos quiso este año potenciar las actividades diurnas y reclutó a varias bandas de gaitas de Siero, Gijón, Candás y Villaviciosa, que estuvieron animando las calles de la villa hasta la medianoche.

Desfile folclórico

El otro reclamo de la jornada fue el desfile por las calles de Celleruelo y Florencio Rodríguez con la participación de nueve bandas de gaitas y grupos folclóricos, además de las carrozas 'Casona asturiana', de la Peña Cotiellos; La Capilla', de la Peña Como Yera Antes;, y 'La torre de la Reina'; los sidros de Valdesoto y el baile de la Danza Prima. Y el broche de la fiesta llegó con la verbena gratuita en la carpa de la calle Alcalde Parrondo con el grupo Tekila y con la banda de rock y fusión Dixebra, que conmemora el trigésimo aniversario de su fundación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate