El Comercio

Cayés pelea por dos nombres

Luis Álvarez y Luis Díaz ante una parcela de La Ería de Forniella.
Luis Álvarez y Luis Díaz ante una parcela de La Ería de Forniella. / SUSANA SAN MARTÍN
  • La parroquia pide que se incluyan en la toponimia oficial del Principado La Ería de Forniella y La Ería de Solavilla

Muchas veces, las autoridades van por detrás del pueblo en lo que respecta a la toma de decisiones. En determinadas ocasiones, en el Principado de Asturias, los nombres oficiales con los que se bautiza a las parroquias y pueblos entran en conflicto con los que utilizan los habitantes de toda la vida. Un problema añadido existe cuando las altas instancias ni siquiera denominan de ninguna manera determinadas zonas que, para los ciudadanos, tienen un apelativo ancestral. Algo así sucede con dos lugares pertenecientes a la parroquia de Cayés, en Llanera, que están peleando duramente por lograr algo tan sencillo como un nombre. O dos, más concretamente. Luis Álvarez, presidente de la asociación de vecinos de Cayés, señala que han hecho «dos alegaciones que se corresponden con dos topónimos de La Ería de Forniella y la Ería de Solavilla, lugares muy vinculados a la memoria histórica de los vecinos». El objetivo es que «entren en el listado de cambios que se hagan en la parroquia; estamos a la espera de que la junta de toponimia traslade la decisión al Consejo de Gobierno para que se promulgue el decreto ley correspondiente».

Periodo de alegaciones

La Ería de Solavilla está junto al polígono de Asipo, y La Ería de Forniella, en las inmediaciones del Parque Tecnológico de Asturias, y «son términos ausentes en la toponimia». Estos dos parajes urbanos forman un conjunto de praderías para los que existen datos sobre su denominación no oficial, recogidos incluso por el político e historiador llanerense Emilio Marcos Vallaure, natural de Cayés.

La petición se realizó en el momento en que se abrió el periodo de alegaciones establecido por la Junta Asesora de Toponimia del Principado de Asturias. Luis Álvarez estima que la entidad ya ha concluido sus trabajos y espera que «próximamente», estas dos significativas áreas de la parroquia queden definitivamente reconocidas. «Estamos hablando de topónimos que no son ni ilustres ni vulgares, aristocráticos o plebeyos, son lo que son y están en la memoria de este pueblo».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate