El Comercio

La modificación de crédito se aprueba con el único voto contrario de Somos

El Pleno extraordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Siero.
El Pleno extraordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Siero. / PABLO NOSTI
  • El alcalde de Siero, Ángel García, les acusa de «buscar sistemáticamente que no se resuelva nada para luego presentarse como los salvadores»

El grupo municipal de Somos Siero se quedó ayer solo en su oposición a la última modificación de crédito de 3,65 millones de euros y votó en el Pleno extraordinario en contra de la propuesta conjunta. IU optó por la abstención y el portavoz de Ciudadanos no estuvo presente en la sesión.

El portavoz de la formación morada, Javier Pintado, planteó algunas dudas en su primera intervención sobre el servicio de ayuda a domicilio, las previsiones para la finca La Cebera y la señalización de las fosas comunes. Y en su segundo turno de palabra, habló de dos tipos de políticos: «Los que creen lo que dicen y los que dicen lo que les beneficia». Aseguró que su grupo está de acuerdo con algunas partidas de gestión administrativa y que las apoyaría si la modificación se votara de forma individual.

Para Pintado, destinar grandes partidas a aguas y saneamientos en la zona rural «es nuestra obligación, pero no es una inversión». En la finca La Cebera echó en falta «un plan y no actuaciones aisladas». Y lamentó que solo se destinen 3.500 euros a señalizar las fosas comunes de Siero. «Son apenas 200 euros para cada una», dijo, a la vez que reclamó una inversión más generosa para honrar la memoria de «vecinos abandonados en las cunetas, muchos de ellos socialistas».

Las dos prioridades de Somos serían la eliminación de las barreras arquitectónicas y la rehabilitación de viviendas municipales para emplearlas en situaciones de emergencia. «Sería bueno para la mayoría social, pero ustedes lo que buscan es foto tras foto», dijo.

El alcalde de Siero, Ángel García, respondió con el mismo tono: «Hay dos clases de políticos: los que buscan resolver los problemas de los ciudadanos y los que buscan sistemáticamente que no se resuelva nada para luego presentarse como los únicos salvadores». Y puso un ejemplo con las fosas comunes. «Si solo hay 200 euros para cada fosa, con su voto son cero euros», dijo. Y concluyó lamentando que «con el no a todo, el dinero quedaría para los bancos».

El portavoz de IU, Edgar García, justificó la abstención en que, por un lado, se incluyen partidas «necesarias», pero muchas de ellas «no son prioritarias». Y también reclamó un plan de accesibilidad y la reforma de viviendas públicas, además de políticas de empleo, el refuerzo de la plantilla de Servicios Sociales y la contratación de una agente de igualdad. También pidió «responsabilidades» por tener que destinar 55.692 euros a insonorizar un polideportivo poleso, recién estrenado, al no haberse atendido las recomendaciones de los expertos.

Foro, PP, PVF y Pinsi reiteraron su apoyo al documento e intervino por primera vez el edil no adscrito, Javier Seoane, quien, con cierta sorna, dijo que había «expectación» por escucharle hablar. Justificó su apoyo en las inversiones para Lugones y el saneamiento de Tiñana. El concejal de Hacienda, Alberto Pajares, explicó que la modificación se sustenta en dos aspectos «innegociables: el equilibrio entre zona rural y urbana y el equilibrio territorial», pero puntualizó que este último debe valorarse al final del mandato «para hacer un balance y que todos los vecinos se vean representados».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate