El Comercio

«Un tamboritero, además de tocar, tiene que saber estar»

El concejal César Díaz entrega la placa conmemorativa a Buenerges Ordiz, ante la presencia de Valentín Fuente, presidente de Afatra y de José Luis Remis, presentador del concurso.
El concejal César Díaz entrega la placa conmemorativa a Buenerges Ordiz, ante la presencia de Valentín Fuente, presidente de Afatra y de José Luis Remis, presentador del concurso. / FOTOS: PABLO NOSTI
  • El Concurso de Canción Asturiana Concejo de Siero rinde homenaje a la trayectoria de Buenerges Ordiz, 'El Roxu'

  • A sus 78 años es el tamboritero más veterano en activo y señala que aunque hay buenos músicos «hay pocos que sean completos»

Buenerges Ordiz, popularmente conocido como 'El Roxu', no se separó ayer de sus baquetas. Este tamborilero de 78 años, natural de Santa Bárbara, en San Martín del Rey Aurelio, fue el protagonista de la primera semifinal del VII Concurso de Canción Asturiana Concejo de Siero, que cuenta con la colaboración de EL COMERCIO.

La Asociación de Folclore Amigos de la Tradición (Afatra), presidida por Valentín Fuente, le rindió homenaje por su trayectoria con la entrega de un pin y una placa conmemorativos. «Estoy muy contento y agradecido y también algo nervioso, pero no por el reconocimiento, si no porque tocar con Valentín es una responsabilidad», aseguró. Porque a pesar de ser el tamboritero en activo más veterano, reconoció que «en esta profesión, no es solo saber tocar, también hay que saber estar». Y añadió que fueron el propio Fuente y el fallecido 'Gaiteru de Veriña', con el que formó una de las mejores parejas de gaita y tambor de Asturias, quienes le sirvieron de maestros en este protocolo.

Emigrante en Bruselas desde los veintiséis años -«un país que de aquella nos daba mil vueltas», señaló-, 'El Roxu' nunca abandonó el tambor. «Lo importante es ser todoterreno, saber tocar una misa, una procesión y con un cantaor; hay buenos tamboriteros, pero que sean completos, muy pocos», apuntó.

En cuanto a la canción asturiana, se definió como «muy exigente» y de las actuaciones de ayer destacó la de la colunguesa Lorena Corripio y la del llanisco Celestino Rozada. «Tienen unas voces increíbles», halagó.

El Teatro Auditorio de La Pola registró una buena entrada de público. Como curiosidades, Belén Arboleya, además de cantar, acompañó con el pandero a otros intérpretes y la yerbata Alicia Villanueva escogió como atuendo el traje tradicional. La segunda y última semifinal se celebrará el próximo domingo, a partir de las 11.30 horas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate