«Los acuerdos con Foro se debatieron en la agrupación, no fueron impuestos»

«Los acuerdos con Foro se debatieron en la agrupación, no fueron impuestos»
Roberto García Morís - Secretario general de la Agrupación Municipal Socialista de Siero

«A la agrupación de Siero, como cuarto municipio, se nos escuchó muy poco y hablábamos de cosas que se llevaron a cabo en los últimos congresos»

JOSÉ CEZÓNSIERO.

Con 25 años, Roberto García Morís (La Peral, Celles, 1982) se convirtió en el secretario general más joven del PSOE de Siero y ha sido el que más tiempo permaneció en el cargo. Una década después, anuncia su marcha para ocupar una secretaría formativa en la renovada ejecutiva de la FSA, que lidera Adrián Barbón.

-Fueron diez años intensos y atípicos: una ruptura interna, una moción de censura y un pacto con la derecha. ¿El peor momento?

-Fueron diez largos años, que intentamos gestionar en equipo con todas las comisiones ejecutivas, y con momentos muy duros y de tensión, en especial, en 2007 por la crisis institucional que vivimos en la agrupación. Pero luego creo que aprendimos de los errores y los resultados están ahí.

-¿De qué se siente más satisfecho?

-De la cantidad de gente que se implicó en la gestión del PSOE, tanto en el Ayuntamiento como en la agrupación. Se dio participación a gente nueva y a otra histórica de la organización. Me siento orgulloso de haber sabido trabajar en equipo y de que se hable de la agrupación más en positivo.

-Nunca gozó de las simpatías de la FSA, donde se les conocía despectivamente como 'los guajes'.

-Quizás se haya debido a los comienzos. Desde Siero intentamos en todo momento que las relaciones con la FSA fuesen las mejores posibles. Hubo momentos positivos y de colaboración y otros de tensión, que igual se quedan más en el imaginario de la gente. Sí es verdad que hubo diferencias importantes pero, en todo caso, queremos mirar hacia el futuro.

-¿Por qué la agrupación de Siero 'pintó' siempre tan poco en la FSA?

-Eso ya no es así, ya no solo porque estemos dos representantes en la ejecutiva, sino también por los vínculos del secretario general, Adrián Barbón, con Siero. En tiempos pasados también tuvimos representantes, pero sí creo que a la agrupación, como cuarto municipio de Asturias, se nos escuchó muy poco. Desde hace diez años veníamos hablando de cosas que se llevaron a cabo en los últimos congresos y que, a veces, sentaban mal que las dijésemos, no sé si por decirlas nosotros.

-La dimisión del alcalde Corrales, tras su accidente de tráfico, ¿fue voluntaria o existieron presiones desde el aparato del partido?

-Hasta donde yo sé, fue voluntaria. Tuvimos una implicación de primera mano y estuvimos con él en aquellos momentos. Creo que fue una decisión personal, pero me imagino que él, al igual que nos consultó a nosotros, lo hizo también con otra gente de la organización, pero, tanto como presiones, creo que no hubo.

-¿Por qué el partido se empeñó en que su sustituto fuera el número 6 de la lista, el actual alcalde Ángel García, en vez del dos, Julio Carretero?

-Lo explicamos mucho en su momento, que era para asegurar los votos para aquella investidura. La conclusión fue que aquello no salió bien. Fue una etapa en la que la situación del PSOE en Siero quedó muy comprometida, pero luego, con mucho esfuerzo de explicación, fuimos capaces de volver a ser la primera fuerza política. Yo prefiero quedarme con eso.

-Saltemos a la otra pérdida de gobierno con la moción de censura de Foro. ¿Le defraudó que Guillermo Martínez se marchara al Principado antes de esperar a las resoluciones judiciales, que fueron favorables?

-Fue positivo que un exalcalde de Siero ocupase la Consejería de la Presidencia y todo un honor para la agrupación, pero sí es cierto, y no es echárselo en cara, que habíamos hecho una inversión a futuro muy importante. Era aprender del pasado y mirando al futuro con nuevos perfiles. Fue una pena también la moción de censura.

-¿Ve alguna posibilidad de que esa 'inversión' vuelva otra vez a Siero?

-Todos los militantes pueden presentarse a todas las elecciones, pero creo que, en este momento, tenemos un buen grupo municipal y un alcalde que está trabajando mucho y que ha demostrado que Siero puede tener un gobierno estable.

-¿Usted apoyó el pacto de gobernabilidad con Foro en el Ayuntamiento o se lo impuso el alcalde?

-En absoluto. Los acuerdos con Foro en Siero se debatieron mucho en el seno de la agrupación, tanto en la ejecutiva como cuando se rindió la gestión orgánica y municipal. No es una cuestión impuesta desde el Ayuntamiento. En ningún momento vimos un acuerdo de gobierno, pero sí apoyos puntuales con distintas formaciones políticas. Buscamos estabilidad y poner en práctica nuestro programa. ¿Lo ideal sería un tripartito de izquierdas? Probablemente, pero las circunstancias son las que son.

-¿Su valoración es positiva?

-Sí, porque el grado de cumplimiento de nuestro programa electoral es altísimo. Las inversiones en la zona rural se están cumpliendo con creces, también en servicios sociales, etc. No solo se está llegando a acuerdos con Foro, sino también con otros partidos.

-¿Corre peligro ese acuerdo ante el anunciado viraje a la izquierda de la nueva FSA de Adrián Barbón?

-No, nosotros tenemos acuerdos puntuales. En el 32 Congreso de la FSA se acordó que los pactos de gobierno los tiene que votar la militancia.

Más noticias

-La FSA, controlada por la facción rival, investigó el patrimonio personal del alcalde de Siero, Ángel García. Y el comité federal, controlado por los sanchistas, lo archivó. ¿Qué imagen se traslada a los ciudadanos?

-Ya dije que lo grave fue que las indagaciones del comité de ética autonómico hubiesen acabado en los medios de comunicación. Sin querer reabrir heridas, creo que las conclusiones del comité federal y el regional hubiesen sido las mismas.

-¿Usted también era de los que pensaba que José Ángel Fernández Villa era una persona honrada?

-Tuve poca relación con él. Tenía la impresión de un líder sindical minero, pero no mucho más allá de eso.

-¿Por qué aceptó un cargo en la FSA cuando no reside en Asturias?

-Creo que la Secretaría de Formación e Impulso Ideológico puedo compatibilizarla con mi trabajo fuera de Asturias, aunque yo vivo entre Asturias y Galicia. Barbón me lo propuso porque creía que mi perfil se adaptaba a ello y me decanté por aceptarlo.

-¿Algún mensaje de despedida?

-Agradecer a todos los equipos que trabajaron conmigo, con mención especial al vicesecretario Alberto Rodríguez Felgueroso que, en estos cuatro años que estuve fuera, hizo también las veces de secretario.

Fotos

Vídeos