La alcaldesa dice que valorará un recurso y Conceyu pide la oficialidad

J. C. D. NOREÑA

La alcaldesa de Noreña, Amparo Antuña, recibió ayer la sentencia del TSJA y comentó que se va a reunir con el abogado que se ocupa de los asuntos municipales «para que él nos aconseje lo que debemos hacer». Y avanzó que, si el letrado les recomienda presentar un recurso de casación, lo harán.

El edil de Conceyu Abiertu Antonio Martínez manifestó que la sentencia del TSJA «demuestra una vez más la inseguridad jurídica de los ayuntamientos en cuestiones relacionadas con el asturiano, y eso se acabaría con la declaración de la oficialidad en Asturias».

Subrayó que la ordenanza estuvo en vigor en Noreña durante todo el año 2017 «con total normalidad y sin que hubiera ningún problema ni conflicto». Advirtió de que «diga lo que diga el TSJA o el PP, el asturiano es la lengua propia de Asturias». Y mencionó una sentencia del Tribunal Constitucional, de 28 de junio de 2010, «que explica la diferencia entre lengua propia y oficial; no sabemos por qué no se enteraron de su existencia».

Y concluyó diciendo que el PP «no va a impedir que haya una ordenanza si el único problema es una palabra de un apartado de diecisiete artículos». Tampoco ve impedimento en elaborar un informe económico. Conceyu prefiere esperar a hablar también con el abogado para analizar la sentencia, pero augura que «en dos o tres meses se podrá aprobar una ordenanza nueva».

«La camisa nos queda pequeña o se rompe por todas las costuras», resumió el exconcejal de Foro en Noreña, Inaciu Iglesias, quien califica como «contradictoria» la situación actual con el asturiano. «Si los ayuntamientos tienen que hacer una ordenanza es porque no hay un marco que normalice esta situación, pero luego resulta que tampoco les dejan hacer una ordenanza», se lamentó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos