Álvaro Fidalgo, un centrocampista de ley

Álvaro Fidalgo Fernández. / Pablo Nosti

José Cezón
JOSÉ CEZÓNPola de Siero

El futbolista sierense Álvaro Fidalgo Fernández (Hevia, 1997) jugará esta temporada en el Castilla, el filial del Real Madrid, tras renovar con el club por otras tres temporadas. Esta joven promesa del balompié –que es nieto de Rafael Fidalgo, exdefensa del UP Langreo y el Real Oviedo– comenzó a jugar en el Condal de Noreña, localidad en la que estudió en sus dos colegios y donde mantiene a sus amigos y sigue cortejando. Después fichó por el Real Oviedo durante cinco temporadas y por el Sporting de Gijón, donde jugó otras dos campañas. En 2012, recibió una oferta del club merengue para incorporarse al equipo cadete. «Soy del Real Madrid desde pequeño y no lo dudé», afirma. De ahí fue progresando en los tres equipos juveniles del club y esta última temporada estuvo cedido al Rayo Majadahonda, con el que disputó la fase de ascenso a Segunda A. Y ahora se pondrá a las órdenes del técnico argentino Santiago Solari para intentar de nuevo dar el salto a la división de plata. También ha sido internacional sub-15, sub-16 y sub-17.

Fidalgo vive en una residencia de la ciudad deportiva de Valdebebas junto con otros valores de la cantera merengue. «El trato es genial, no hay queja de nada», afirma. Al preguntarle lo que más le ha llamado la atención del club blanco, responde: «Lo inmenso que es, es una locura, las instalaciones, como club...No sé si habrá un equipo en el mundo más grande que el Real Madrid».

Cuenta que apenas coinciden con los jugadores de la primera plantilla: «Los puedes llegar a ver, pero es normal que tengan privacidad, también así se ve lo difícil que es llegar arriba». Fidalgo es un centrocampista diestro y con muy buen manejo del balón. Se le ha comparado con Iniesta: «Con que juegue la mitad que él, algún día llegaré a ser profesional». También tiene a Luka Modric entre sus referentes. Obviamente, su sueño es jugar en el primer equipo: «Ojalá algún día, para eso se trabaja, pero poco a poco y que salgan las cosas bien».

Fidalgo compagina la práctica del fútbol y los entrenamientos casi diarios con la carrera de Derecho, que comenzó este año dentro de un programa específico para deportistas universitarios, que le permite ir solo a los exámenes. Eligió el mundo de las leyes, «porque se me da bien estudiar», afirma, pero no ha cogido todas las asignaturas. «A ver cuándo se va sacando», afirma. Y confiesa su morriña de Asturias: «En cuanto puedo, siempre me vengo».

Fotos

Vídeos