Una bendición contra la intolerancia

La bendición de los güevos pintos realizada ayer por el párroco de San Pedro de Pola de Siero, Juan Manuel Hevia, con las reina de las fiestas, Alicia Cueva del Río. / PABLO NOSTI
La bendición de los güevos pintos realizada ayer por el párroco de San Pedro de Pola de Siero, Juan Manuel Hevia, con las reina de las fiestas, Alicia Cueva del Río. / PABLO NOSTI

El párroco de Pola de Siero, Juan Manuel Hevia, supera con éxito su confirmación en los Güevos Pintos

José Cezón
JOSÉ CEZÓNPola de Siero

Con dos minutos de anticipación, el párroco de San Pedro Apóstol de Pola de Siero, Juan Manuel Hevia Fisas, comenzó su segunda bendición de los Güevos Pintos en asturiano y superó con notable la reválida. La intolerancia, el afán por reescribir la historia, los desvelos de los pensionistas, la controversia con la llingua o las redes sociales contaminadas de posverdad fueron algunos de los asuntos de su discurso canónico, que incluyó temas universales y otras ligeras pullas de consumo interno.

Comenzó aclarando que el protagonismo no le corresponde ni al cura, ni al alcalde, ni al presidente de Festejos, todos ellos cargos pasajeros. «El protagonismu ye d'esti pueblu, de los güevos y de la fiesta que quier ser de toos y pa toos», dijo. Entrando en materia, Hevia rememoró los tiempos en los que «per delantre de nós caminaben persones que facíen de pilastres de la convivencia, abríen caminos de futuru y esperanza dende'l respetu por otru aunque l'otru nun tuviera les sos mismes idees». Y añadió que «había persones de discursu con fundamentu y argumentu...de toles clases, trabayos y coleutivos y que vivíen por y para toos». Y se preguntó: «¿Vamos querer destruylo tou agora?».

La hestoria, nin bona nin mala

El párroco se lamentó del empeño de algunos «en llevantar murios y estremar...borrar l' hestoria pa faer una nueva, cada cual a la so manera». A su juicio, «la hestoria nun ye nin bona nin mala, namá hestoria, y con borrala o correxila al nuesu gustu creemos llibranos d'ella, cuando la resultancia ye xustu lo contrariu» Y enlazó con «los llogros de los nuesos mayores, los pensionistes, a quien-yos debemos tantu y a quin nun selos pué tratar como dacuando trátaseyos, nun los podemos dexar de llau ensín más». Defendió la libertad para expresarse en llingua, pero «ensin tiranos los trastos a la crisma por faela cooficial». Y puntualizó que la primera bendición en asturiano fue en 1974, «tres munchos años d' esistencia», gracias al párroco Carlos Sánchez Martino y al presidente de entonces de la Sociedad de Festejos, Antonio Martínez, «nun momentu nel qu'a nadie se-y asocedió públicamente falar en bable pa faer daqué seriu, amás de cantares y obres de teatro costumbrista».

Hevia recuperó un fragmento de aquel pregón seminal, donde don Carlos razonaba el uso del bable en una fiesta que rebosa asturianía: «Al arrimamos a Dios pa que nos eche un gabitu, ¿por qué nun-y vamos a falar cola mesma asturianía?». Cerró la tanda de temas universales aludiendo a las nuevas formas de comunicación. «Antes los faladeros y los cotilleos faciénse nos chigres o poles cais (...), pero agora ye tou más rápidu en eso que llamen redes sociales». Y advirtió de las noticias que se difunden «munches vegaes ensin comprobar si ye verdá o non».

En clave más local, aludió a la tala de los pláganos del parque, a la colección de sifones de Lelo Cuesta, «que sigue esperando un sitiu curiosu y dignu, porque son parte de lo que fuimos toos», y hasta unos baches en Santianes de Celles. Durante el pregón hubo una protesta pacífica de una asociación de jubilados y pensionistas de Valdesototo por el tema del centro polivalente.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos