Bimenes, sin miedo al asturiano

Desde la izquierda, los alcaldes Enrique Fernández (San Martín del Rey Aurelio), Adrián Barbón (Laviana), Juan Cañal (Nava), Saúl Bastián (Sariego), Artur Nunes (Miranda do Douro), Amparo Antuña (Noreña), Aitor García (Bimenes), Gerardo Fabián (Cabranes) y José Antonio Roque (Peñamellera Alta) escancian sidra en la Fiesta de la Oficialidá de Bimenes. / FOTOS: PABLO NOSTI
Desde la izquierda, los alcaldes Enrique Fernández (San Martín del Rey Aurelio), Adrián Barbón (Laviana), Juan Cañal (Nava), Saúl Bastián (Sariego), Artur Nunes (Miranda do Douro), Amparo Antuña (Noreña), Aitor García (Bimenes), Gerardo Fabián (Cabranes) y José Antonio Roque (Peñamellera Alta) escancian sidra en la Fiesta de la Oficialidá de Bimenes. / FOTOS: PABLO NOSTI

La Corporación aprueba la ordenanza que regula el uso de la lengua en el municipioEl equipo de gobierno yerbato afianza su hermanamiento con Miranda do Douro dando su nombre a la plaza del Ayuntamiento

LYDIA IS MARTIMPORRA.

El uso del asturiano es una constante en la vida diaria de los vecinos de Bimenes. Ya lo dice con mucho sarcasmo su alcalde, Aitor García Corte: «Somos un pueblo de gente normal que hacemos cosas normales, hablamos asturiano y no pasa nada, no nos salió ningún gen recesivo».

Ayer, veinte años después de haber declarado por primera vez su oficialidad, el Pleno yerbato aprobó por unanimidad la ordenanza de uso del asturiano, coincidiendo con la Fiesta de la Oficialidá. «Es un paso más para normalizar la relación de las personas con la administración, que aquí ya se da en el día a día», señaló el regidor. La Corporación defiende que el uso de la lengua es uno de los derechos que tienen los vecinos y amparados en un amplio marco legal tanto internacional como regional, quieren darle valor jurídico. «Estamos perdiendo el miedo al asturiano», aseguró García Corte, quien añadió que «al igual que rescatamos la memoria de quienes fueron represaliados en la guerra, también hubo muchos represaliados lingüísticos».

Por otro lado, el equipo de gobierno -el PSOE se abstuvo- aprobó dar el nombre de Miranda do Douro a la plaza del Ayuntamiento. El alcalde del municipio portugués, Artur Nunes, aseguró sentirse «muy honrado» por el reconocimiento y participó en la inauguración de un monolito de granito que simboliza los dieciocho años de hermanamiento entre ambos concejos. «Estoy muy orgulloso de poder dejar nuestras raíces en Bimenes», señaló.

Tras una multitudinaria comida, la Fiesta de la Oficialidá acogió el IV Concurso de Escanciadores, en el que Salvador Ondó, de sidrerías El Mallu, se proclamó vencedor en la categoría general. El mejor de los locales fue Manu Rodríguez.

Temas

Bimenes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos