La Cebera se blinda frente al fuego

La Cebera se blinda frente al fuego
Señal que advertía ayer de la prohibición de encender fuegos en La Cebera. / SUSANA SAN MARTÍN

Siero invierte 36.000 euros en mobiliario y en mejorar la seguridad del parque

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

La Cebera se blindó ayer literal y metafóricamente. Por un lado, el Ayuntamiento de Siero firmó dos contratos para mejorar el cuidado y protección del pulmón verde de Lugones, que se cercará y se instalará nuevo mobiliario urbano. Y por otro, la Policía Local estableció un dispositivo especial de vigilancia para evitar que se encendieran fuegos, ante la previsible afluencia de visitantes a la zona con motivo de la festividad del Martes de Campo. Algo que, sin embargo, no gustó a muchos de los vecinos de Oviedo que aprovecharon su festividad local para pasar el día en el parque lugonense.

Pese a que desde octubre de 2017 no hay parrillas en el parque y a los muchos carteles que anunciaban la prohibición de hacer fuego en la zona verde, no fueron pocos los visitantes que ayer se vieron sorprendidos por las indicaciones de la policía. Raquel Posse, de Oviedo, calificó de «vergonzosa» la situación: «Tengo un negocio que cerramos para venir a un área que siempre nos pareció muy guapa», comentó. Explicó que alrededor de las ocho de la mañana, ella y sus acompañantes ya habían llegado «para coger mesa. A las diez menos cuarto apareció la Policía Local y a las once y media, la Guardia Civil» para evitar que se encendiesen fuegos. «Venimos toda la familia y que tengamos que marchar es una pena. Gastamos 120 euros solamente en comida», destacó. Pablo Rivera, también ovetense, se encontró en la misma tesitura. «Esto es un circo muy grande; otros años nunca pusieron pegas». Una opinión bastante diferente era la de Pablo Cuesta, de Lugones, que se encontraba en La Cebera pasando el día con sus amigos: «Que no te guste una norma no quiere decir que sea injusta. Se puede pasar el día aquí perfectamente sin que haya necesidad de hacer fuego», aseveró.

El alcalde de Siero, Ángel García, firmó ayer dos contratos de adjudicación para el cierre de protección y el suministro de mobiliario urbano en la finca de Lugones. El primero tiene por objeto el suministro y colocación de cierre de protección de la zona verde. El segundo está destinado al suministro e instalación de bancos, papeleras y demás mobiliario urbano.

El presupuesto de ambos es de algo más de 36.000 euros. García destacó la necesidad de «normalizar» el uso y disfrute de la Cebera, ya que «tanto derecho tienen de disfrutarla quienes van a observar a las aves» como los vecinos de a pie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos