«Hay que ser ciego para no llegar a ver la realidad que hay en el Model’s»

M. Á. L. R. a la salida de la Audiencia Provincial. / Mario Rojas

Uno de los agentes que inspeccionó el club declara en un nuevo juicio contra el dueño y el encargado que las camareras eran «chicas de alterne»

MARCOS GUTIÉREZ

Hoy ha comenzado en la sala segunda de la Audiencia Provincial el tercer juicio en menos de seis meses contra el dueño y el supuesto encargado del club Model’s, M. Á. L. R y R. F., respectivamente. El fiscal les pide a cada uno tres años y medio de prisión y reclama de nuevo el cierre del establecimiento durante dos años. Les acusa de tener a 62 mujeres trabajando como camareras de alterne en situación irregular, algunas de ellas, incluso, sin permiso de trabajo y con órdenes de expulsión del país en curso.

En esta ocasión, la investigación se refiere a dos registros habidos en 2013. El primero, lo lideró la Policía Nacional y la Inspección de Trabajo en junio, y el segundo, la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo en diciembre.

Más información

Ambos acusados se acogieron a su derecho de no contestar más que a las preguntas de sus representantes legales. M. Á. L. R. declaró que no estaba en el club cuando tuvieron lugar dichas inspecciones, al estar atendiendo «el resto de negocios» en otras partes de España. El entonces dueño del establecimiento recalcó que era Hotel Service la firma encargada de realizar las contrataciones, altas y bajas de los empleados. «No había ninguna persona sin dar de alta» en la Seguridad Social, insistió. Por su parte R. F., encargado del establecimiento, corroboró esta tesisis. «No había nadie sin dar de alta», subrayó, a la par que dijo que entonces sus atribuciones eran, únicamente, las de jefe de sala.

Uno de los agentes de la Policía Nacional que intervino en la primera inspección recalcó que la mayoría de las mujeres, «si no todas», que allí se encontraban «ejercían la prostitución».

Las defensas de ambos acusados aseguraron que no se ha podido demostrar la relación laboral de las mujeres con el establecimiento y que en la primera de las intervenciones ni siquiera se dejó constancia por escrito de las conversaciones que los agentes tuvieron con las supuestas trabajadoras sexuales.

Uno de los guardias civiles que intervino en el primer registro recalcó que todas las que estaban en el club «eran chicas de alterne, sin ningún género de dudas». «Hay que ser ciego para no llegar a ver la realidad que allí hay», subrayó. Otro de los agentes de la Benemérita contó que varias de ellas reconocieron que R. F. se encargó de gestionar sus contrataciones. Otros testigos insistieron en que muchas admitieron trabajar en el Model’s como chicas de compañía. Insistieron, en esta línea (una de las tesis fundamentales del Ministerio Fiscal), que las féminas que se encontraban en el Model’s en el momento de la intervención vestían de manera provocativa, con prendas tales como tangas o bikinis.

El juicio continúa este miércoles en la Audiencia Provincial, con la declaración de los últimos testigos, y los escritos de conclusiones. La Fiscalía considera que los hechos investigados son constitutivos de un delito continuado contra los derechos de los trabajadores y solicita que se condene a cada uno de los acusados a tres años y seis meses de prisión y multa de 12 meses con una cuota de 10 euros al día. Además, pide que se condene a la sociedad Asturrobledo S. L. a la suspensión de actividades y clausura del local durante 2 años.

Temas

Siero

Fotos

Vídeos