«Lo que tengo muy claro es que no quiero ser una indigente, voy a luchar»

Guillermina Siciliano, en primer término, en la plaza del Ayuntamiento, durante la concentración en su apoyo. / PABLO NOSTI
Guillermina Siciliano, en primer término, en la plaza del Ayuntamiento, durante la concentración en su apoyo. / PABLO NOSTI

Guillermina Siciliano se enfrenta al desalojo de la vivienda que adquirió a una inmobiliaria de la Pola en régimen de alquiler con derecho a compra

Lydia Is
LYDIA ISPola de Siero

A Guillermina Siciliano le tiembla la voz. «Vivo de okupa en mi propia casa», confiesa. Lleva un año luchando para no perder su vivienda en la Pola, un piso al que hace cinco años accedió con su hija Ángela Veira a través de una inmobiliaria, mediante un alquiler con derecho a compra.

Todo se complicó cuando el marido de Guillermina falleció y Ángela se quedó sin trabajo. «La pensión se quedó reducida a la mitad y había que seguir pagando los 440 euros de alquiler y no teníamos para vivir», relata. Consciente de que tarde o temprano incumpliría con las cuotas, comenzó a moverse. «Fui a los Servicios Sociales del Ayuntamiento a exponer mi caso, pero lo único que hicieron fue hacerme ir de un sitio a otro y ahora me veo en la calle», señala.

Tras dos meses de impago, llegó la orden de desahucio, que se agravó la pasada semana con una orden de desalojo. «Vivimos con miedo, tiemblo cada vez que suena el timbre porque pienso que nos vienen a sacar y lo que tengo muy claro es que no quiero ser indigente; lucharé lo que haga falta», asegura. Las fuerzas le flaquean. «Pedí a la inmobiliaria una negociación para tratar de arreglar los plazos y encontrar una solución, pero se negaron desde el principio; la desesperación es tan grande que a veces me apetece acabar con todo», advierte.

Ayer, Guillermina y Ángela se concentraron en la plaza del Ayuntamiento para reclamar ayuda, acompañadas por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). «Denunciamos el mal funcionamiento de los Servicios Sociales de Siero, que ni previnieron ni evitaron el desahucio y tampoco aportan una solución pese a que reúnen el perfil para una vivienda de emergencia», señaló Pilar Galán, portavoz de la plataforma.

Tras la concentración, Guillermina logró hablar con la concejala de Bienestar Social, Natividad Álvarez, que la emplazó a una reunión hoy. También mantuvo un encuentro con el alcalde en funciones, Javier Rodríguez Morán, quien se comprometió a estudiar la concesión de una vivienda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos