Club de fans de la cerveza artesana

Seis miembros de la asociación en la terraza de la cervecería polesa La Birra de Brian. /  SUSANA SAN MARTÍN
Seis miembros de la asociación en la terraza de la cervecería polesa La Birra de Brian. / SUSANA SAN MARTÍN

La asociación, fundada en Siero, organizará el próximo fin de semana un festival en la Pola, y prevé catas, viajes y cursos de elaboración

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

Hay colectivos cuyo nombre ya lleva implícita su filosofía. Es el caso de la Asociación de Amigos de la Cerveza Artesana d´Asturies, que se constituyó en Siero a principios del pasado año para desarrollar actividades en torno a esta bebida cada vez más en alza. «Había dos o tres eventos en Asturias y nosotros queríamos apoyar y ayudar un poco más», explica su presidente, Raúl Palacio.

Su primera fiesta fue el verano pasado en Noreña, donde reunieron ocho marcas asturianas y una gallega, pero les coincidió con un fin de semana tan soleado, que se produjo un éxodo masivo hacia el litoral. Al menos, les sirvió como experiencia. También promovieron una cata de cervezas y dos excursiones a las fábricas de Pintega, en Fonsagrada (Lugo), y DouGall´s, en Liérganes (Cantabria). Y estuvieron en el certamen Agrosiero.

Una proyecto en mente es organizar un curso de elaboración de cerveza artesana «para que la gente se vaya metiendo en el mundillo», apunta el presidente. Palacio asegura que fabricarla en casa a un nivel muy básico «no tiene un alto grado de dificultad» y que tan solo se necesitaría un fermentador de no más de setenta euros.

Y el próximo fin de semana van a organizar en la plaza cubierta polesa un festival de la cerveza artesana con la presencia de más de una quincena de marcas, entre asturianas y algunas de las más prestigiosas nacionales. Y todo ello amenizado con música en directo. Y este año esperan protagonizar otras dos excursiones.

La asociación cuenta en la actualidad con dieciocho miembros de Noreña, Gijón, Oviedo, Laviana y Morcín, aunque el núcleo fundacional es de Siero. Completan la directiva Miguel Cuevas (tesorero), Eloy Suárez (secretario) y Valeriano Palacio, Alejandro García, Alberto Vinagre, Guillermo Riestra, Marcos Quintero y Miguel García (vocales). Los fundadores pusieron un dinero para arrancar y tienen una cuota para financiar sus actividades. Poseen un grupo en Facebook con más de medio millar de seguidores y están abiertos a admitir más socios.

Raúl Palacio destaca el cambio de consideración que ha experimentado este tipo de cerveza. «Antes era un tema tabú y siempre la desprestigiaban llamándola 'cerveza de garaje', cuando los estándares de calidad son, a veces, superiores a una industrial», subraya. Y explica que la artesana lleva siempre malta de trigo y cebada, mientras que la industrial recurre, en ocasiones, al arroz o el maíz. Otro tópico que se escucha sobre las cervezas artesanas -que rondan entre los 3,5 y los 13 grados de alcohol- es que son caras, pero Palacio recuerda que «los márgenes son muy inferiores a la industrial».

Los grandes grupos cerveceros ya no miran con tanto desdén a estos competidores, pero siguen ejerciendo su poderío, por ejemplo, adquiriendo toda la producción española de lúpulo -otro ingrediente básico-, que se cultiva casi al 100% en la ribera leonesa del río Órbigo. Pero lo cierto es que el avance del sector parece imparable. Solo en Asturias hay ya una veintena de marcas artesanas, con producciones que fluctúan entre los diez mil y los cien mil litros anuales. Y dos de ellas están en Siero: Cotoya, en Lugones, y D´equí, en Colloto. El presidente de la asociación destaca también que los cerveceros artesanos «están rescatando variedades antiguas de elaboración».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos