Comadres protegidas en ultramar

Un grupo de amigas en una edición anterior de la fiesta de Les Comadres, en Pola de Siero. :/Pablo Nosti
Un grupo de amigas en una edición anterior de la fiesta de Les Comadres, en Pola de Siero. : / Pablo Nosti

Mientras La Pola intenta reflotar la fiesta, en Bolivia quieren declararla Patrimonio de la Humanidad. | Se trata de la única celebración en América cuyas protagonistas son las mujeres y en el municipio de Tarija es el día más importante del Carnaval

Lydia Is
LYDIA ISSiero

En 1539 llegó a tierras tarijeñas, en Bolivia, la primera expedición española, encabezada por Pedro de Candia. En la comitiva figuraba un asturiano, Juan Bohón, que posteriormente fue enviado a Chile. Habría que esperar a 1574 para la fundación de la villa de San Bernardo de la Frontera por el capitán Luis de Fuentes y Vargas, que daría paso a la ciudad actual de Tarija, capital del departamento homónimo.

Casi cinco siglos después y pese a los miles de kilómetros que las separan, Tarija y Pola de Siero comparten la celebración de Les Comadres, una festividad que guarda algunas similitudes y que al otro lado del charco ha sabido mantener intacta la tradición. «Somos el baluarte más representativo del espíritu español en el corazón de Bolivia», asegura Elías Vacaflor, director del Archivo Histórico de Tarija, quien lleva más de dos décadas indagando acerca de les Comadres y defiende su declaración como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Un grupo de amigos reunidos en la Sidrería El Parque para disfrutar del jueves de Comadres en la Pola.
Un grupo de amigos reunidos en la Sidrería El Parque para disfrutar del jueves de Comadres en la Pola. / Pablo Nosti

Él fue el encargado de elaborar un estudio en el año 2000 sobre la celebración tarijeña, única en América protagonizada por las mujeres y que constituye la jornada más importante del Carnaval Chapaco. Al igual que aquí, se celebra el jueves anterior.

El documento obra en poder de la Sociedad de Festejos de la Pola y defiende que fueron aquellos primeros pobladores los que la llevaron a Bolivia, donde arraigó gracias al papel de las mujeres, que tenían en ese día una de las pocas oportunidades para divertirse sin los límites impuestos por la sociedad de la época. «¿Habrá sido la familia de Bohón la que transplantó la fiesta?», se pregunta Vacaflor.

Asimismo, el historiador explica que «en Tarija nadie sabe ni recuerda cuándo nacieron las Comadres, pero sí podemos asegurar que esta fiesta, cuya cuna es el pueblo asturiano de Pola de Siero, está íntimamente vinculada al ciclo agrícola y, por lo tanto, a las cosechas». En Bolivia ahora es verano.

Vacaflor comparte que el origen de la fiesta está en la Matronalia romana, destaca que se trata de una celebración única «porque mantiene casi intactas sus principales características» y añade que «es parte esencial de la historia social de Tarija».

Uno de los elementos en común entre ambas regiones es la importancia de la gastronomía. Si en la Pola la tradición tiene como protagonistas a los bollos preñaos, la tortilla de sardinas salonas, la empanada de dulce, la lengua de ternera embuchada y la naranja, productos en torno a los cuales se celebra la merienda, en la ciudad boliviana el elemento principal son las tortas preparadas con harina, agua, levadura, huevo y azúcar y adornadas con rosas pascuas y masitas hechas de harina de maíz y rellenas de dulce de lacayote, que se adornan con pequeños caramelos de azúcar en forma de aves y pequeñas servilletas que asumen la forma de banderitas, serpentinas y globos. Asimismo, la torta se acompaña de productos de la huerta tarijeña dentro de una canasta que recibe el nombre de ‘sapa’.

El programa

Jueves, 8

De 17 a 19.30 horas. XV Concurso Popular de Tortillas, modalidad libre. Entrega de las tortillas en la plaza cubierta, acompañadas de un sobre cerrado con los datos del participante. Premios: 175 euros para el primer clasificado, 100 para el segundo y 75 para el tercero.

A partir de las 19.30 horas. I Alcuentru de Bandines. Encuentro con la reina de las fiestas, pasacalles por la villa y actuaciones en los establecimientos hosteleros asociados a Festejos hasta la medianoche.

Viernes, 9

De 17 a 19.30 horas. Concurso de Tortillas Salonas y de Bollos de Comadres. En ambos casos, entrega en la plaza cubierta, acompañadas de un sobre cerrado con los datos personales del participante. Premios: 250 euros para el primer clasificado, 175 para el segundo y 100 para el tercero.

A partir de las 20 horas. Actuación de las alumnas de la Academia de Danza Patricia Laruelo. Flashmob en la calle y en la plaza cubierta.

«Todas las mujeres realizan la compra de la tradicional torta para entregarla en acto público o familiar a quien hayan elegido; esta particular forma de expresar aprecio, simpatía o verdadera amistad culmina cuando la persona elegida acepta y se compromete a comulgar respeto, solidaridad y a llamarse a partir de ese día comadre», explica Vacaflor.

En cambio, como elemento diferenciador está el significado de la celebración. La fiesta polesa hace décadas que dejó atrás la separación por género y precisamente son mayoría los hombres y mujeres que comparten diversión. Sin embargo, en Tarija las comadres son elegidas para formar un lazo de parentesco que además de la fidelidad implica la responsabilidad de hacerse cargo de los hijos en caso de ausencia de los padres biológicos.

En la actualidad, el momento más representativo de la fiesta boliviana es cuando todas las mujeres se reúnen a partir del mediodía en sus respectivos clubes para organizarse y celebrar el desfile, en el que participan en torno a diez mil mujeres vestidas con el traje tradicional de campesinas. Posteriormente, regresan a sus sedes para continuar la fiesta sin los hombres.

Vacaflor recuerda que la celebración no vivió siempre buenos momentos e incluso estuvo a punto de desaparecer. En eso también se parece a la fiesta polesa, que desde hace años está en horas bajas. La Sociedad de Festejos le ha dado un giro este año para intentar reflotarla.

Festejos renuncia a la noche de Comadres y apuesta por los concursos gastronómicos

:: l. i. a.

pola de siero. La baja participación de los últimos años en la fiesta de Comadres han llevado al presidente de la Sociedad de Festejos de la Pola, Jenaro Soto, a intentar dar una vuelta de tuerca al programa de actividades para salvar la cita que abre el calendario festivo de la localidad.

Por ello ha renunciado a la contratación de orquestas, que antaño animaban la verbena en la noche del jueves y ha suprimido la espicha que en los últimos años se celebraba en la plaza cubierta y a la que el año pasado acudieron poco más de cien personas.

En su lugar, las propuestas se trasladan a la tarde en colaboración con Amigos del Roble y la Asamblea Gastronómica de la Pola. Así las cosas, el día 8, de cinco a siete y media, se recogerán las tortillas participantes en el decimoquinto concurso popular, en modalidad libre y con jurado profesional. El ganador se llevará 175 euros, el segundo 100 y el tercero, 75.

Y a partir de las siete y media tendrá lugar el I Alcuentru de Bandines, que ofrecerán un pasacalles por la villa y actuaciones en los establecimientos hosteleros asociados hasta la medianoche.

Asimismo, el presidente de la Sociedad de Festejos anunció que, como novedad, las agrupaciones acudirán hasta el domicilio de Alicia Cueva del Río, reina de las fiestas de este año, que saldrá a recibirlas. De esta forma se recupera una antigua tradición que protagonizaban las tunas, que aprovechando la jornada festiva acudían a rondar a la joven elegida para representar los festejos.

Por otra parte, el viernes también habrá actividades en la plaza cubierta. De cinco a siete y media se celebrarán los concursos de tortillas salonas y de bollos de Comadres. En ambos el ganador se llevará 250 euros, el segundo 175 y el tercero 100. Y a las ocho de la tarde, las alumnas de la Academia de Danza Patricia Laruelo ofrecerán una actuación, a la que precederá un flashmob en la calle y por la noche se celebrará el XII Certamen de Cancios de Chigre.

Protegida desde 2006

Por otro lado, la celebración de Comadres se declaró Patrimonio Cultural Boliviano en 2006 y desde 2009 el Ministerio de Culturas está haciendo gestiones para que sea postulada ante la Unesco. Cuando Vacaflor inició sus estudios, se puso en contacto con el alcalde de Siero de entonces, José Aurelio Álvarez y con su homólogo gijonés, Vicente Álvarez Areces. Ambos le enviaron documentación, aceptaron hermanar los municipios y apoyar la iniciativa, aunque no llegó a materializarse. Y en 2016, el alcalde actual, Ángel García, recibió una invitación del Gobierno Departamental Autónomo de Tarija para asistir a la fiesta, pero la declinó.

1. Hace décadas que la fiesta polesa no es sólo para mujeres. 2. Juana Ruiz, primera princesa; Valentina Ramallo, reina, y María. Isabel Cardozo, segunda princesa del Carnaval Chapaco 2018. Una vendedora de Tarija con las tortas preparadas con harina, agua, levadura, huevo y azúcar.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos