La comedia proclama la independencia

La comedia proclama la independencia
S. S. MARTÍN

Los personajes reclamaron también la oficialidad del asturiano con críticas al Principado o a la anulación de la ordenanza de Noreña | El conflicto de Cataluña capitalizó la obra que El Cencerru estrenó en Valdesoto

JOSÉ CEZÓN VALDESOTO.

La frustrada independencia de Cataluña o la oficialidad del asturiano capitalizaron ayer el tradicional domingo de sidros y comedies, que la asociación cultural El Cencerru y los escolares de Faes protagonizaron en Valdesoto. Un año más, nadie se libró del ingenio y la mordacidad del autor José Ramón Oliva, quien volvió a 'dar un repaso' tanto a la actualidad política como a las cuitas internas del pueblo en 'Independencia de comedia'.

La intensa lluvia obligó a trasladar la representación al Centro Polivalente, que se transformó en un plató televisivo. Abrió la Bandina del Grupo Principado y nueve alumnos de la escuela de Faes escenificaron la obra 'La cosa tá caliente', escrita por Manuel Pergentino Martínez. Les acompañaba su maestro José Manuel Pardo Cancio, con quien interpretaron también una canción.

Desde que se recuperaron les comedies en 2005, quizás a Oliva nunca le habían puesto en bandeja un tema tan goloso como el conflicto catalán, más propio de la tragicomedia o el surrealismo. Fue él mismo, en su papel de Vieyu, quien estrenó la nueva obra: «Gracies a una llei d´urxencia/fecha cola Vieya a medies/proclamo la independencia/de los sidros y les comedies». Seguidamente, la Vieya marcó con tiza los límites de la nueva nación y ya comenzó el jugoso debate entre los once personajes en paralelismo con lo ocurrido en Cataluña.

Uno de los momentos más aplaudidos fue cuando el personaje de la Ciega defendió la libertad popular para declarar la independencia: «Fue consulta vinculante/d´apoyu internacional./Yo mesma fui vixilante/de que too fuera llegal». Y añadió: «De tolos votos con tientu,/con muchu celu y texón,/fici yo mesma´l recuentu».

Cuando el Galán advierte de que esa declaración puede llevarles a la cárcel, la Vieya responde: «A la trena, so calabre/que t´acompañe to güela/que la fía de mi madre/marcha darréu pa Bruselas». Hasta el Tontu pregunta: «Díme, polo que más quieras:/¿Ye la Vieya Puigdemont?/¿Y el Vieyu será Junqueras?».

Las alusiones al asturiano llegaron también por boca del Vieyu: «Como agora mando yo/darréu voi dir tomando/la primera decisión./Y esta decisión va ser,/qu´a nadie-y paeza mal,/que l´asturianu va ser/la nuesa llingua oficial». Hubo críticas al Principado o a la anulación de la ordenanza del asturiano en Noreña. Y todos los personajes reclamaron al unísono la oficialidad. Y no faltó mención a la sintonía entre el PSOE y Foro en Siero: «Los dos que dan espectáculu/¿qué son, el Cepi y el Llosa,/que nun se ponen 'ostáculu'?/Siguen acarambelaos/como la potra y el potru./Son como recién casaos: Nun puen tar ún ensín otru».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos