La construcción de casas en Siero vuelve a niveles de 2011

Un edificio en construcción en la avenida de Viella, en Lugones. / SUSANA SAN MARTÍN
Un edificio en construcción en la avenida de Viella, en Lugones. / SUSANA SAN MARTÍN

El municipio cerró 2017 con 41 licencias para nuevas viviendas unifamiliares y tres para edificios, que supondrán veintiséis pisos en Lugones

L. I. A. POLA DE SIERO.

Poco a poco, la construcción en el municipio de Siero vuelve a repuntar, aunque lejos de las cifras alcanzadas hace una década. En la actualidad, son las viviendas unifamiliares las que encabezan los datos. Según recoge la memoria de Urbanismo, que ayer presentó la concejala Noelia Macías, el pasado año se concedieron 41 licencias, tres más que en 2016. Es la mejor cifra de los últimos seis años. La parroquia con más actividad fue Anes, con once, seguida por Valdesoto, con tres. También es importante el número de licencias tramitadas para la reforma y ampliación, que sumaron 45 expedientes.

En cuanto a la construcción de viviendas en altura, el pasado año se presentaron tres licencias para 26 pisos, todos en Lugones, lo que supone el doble del ejercicio anterior. Asimismo, se tramitó una licencia para un edificio de protección, correspondiente a las 36 viviendas que el Principado construirá en Pumarabule. En cambio, la última vez que se edificó en la Pola fue en 2011 y en el caso de el Berrón hay que remontarse hasta 2006.

Sin embargo, Macías se mostró optimista e hizo hincapié en el aumento de los expedientes relacionados con las condiciones de edificación que fueron 62 frente a los 42 de 2016. «Es una buena señal porque es el primer paso que dan los propietarios de un terreno para saber qué pueden hacer en dicho suelo y esos expedientes muchos se convierten en licencias», señaló.

La edil destacó también el aumento de adecuacion de naves industriales (15) y de locales de negocio (58). «Hemos registrado una evolución muy positiva en los últimos años, síntoma de que somos un municipio de acogida para emprendedores», apuntó. En total, la Oficina de Urbanismo abrió 280 expedientes de licencias, resolvió 274 y tiene pendientes de trámite 328.

Por otro lado, en materia de disciplina urbanística, se tramitaron 749 expedientes y se registró un descenso en el número de expedientes abiertos con respecto a 2016, de 570 a 488. También hubo menos denuncias e infracciones urbanísticas (de 223 a 208), ejecuciones subsidiarias (de 72 a 33), órdenes de ejecución (de 24 a 17) y expedientes sancionadores (de 136 a 100). En cambio sí se incrementaron los expedientes de ruina, pasando de doce a dieciséis.

Por su parte, los expedientes de Medio Ambiente bajaron de 101 a 92 y se redujeron los relacionados con vertederos ilegales, de veinticuatro a veinte.

En cuanto a los ingresos, las licencias de obras generaron el pasado año 967.802,79 euros y las de aperturas, 157.610,40 euros.

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos