El Cruce calculará el impacto económico del botellón en una fiesta que vive «de la barra»

Si las pérdidas son muy elevadas este año, la comisión no descarta hacer registros para evitar el acceso con bebidas alcohólicas

MARCOS GUTIÉRREZ POSADA.

Esta noche, a las 21.30 horas, comienzan oficialmente las fiestas de El Cruce, en Posada de Llanera. Esta edición es la número 37 de unos festejos muy asentados en la localidad, pero que, no obstante, se enfrentan al enemigo común de muchas citas veraniegas: el botellón. La organización del evento hace un llamamiento a los asistentes para que tomen sus consumiciones en la barra. Pese a que este año no van a realizar controles, la comisión no descarta que, en la próxima edición, tras calcular este año el impacto del botellón, puedan hacerse para evitar la sangría económica que esta práctica supone para la fiesta.

Sergio Álvarez, de la Asociación de Amigos de Posada de Llanera, comprende que hay un elevado cupo de gente, jóvenes sobre todo, que «no consume en la barra, pero también ellos tienen que entender que la fiesta se financia con los ingresos de barra». En este sentido, la merma económica que sufren esta y otras comisiones de festejos es evidente. «Hay que consumir en barra, porque si no esto se acaba». «En las fiestas de El Cruce hay mucha gente joven y se nota mucho el efecto del botellón», recalca.

Durante las últimas fiestas sacramentales de Lugo de Llanera, la organización optó por realizar controles de acceso al recinto de las celebraciones. El objetivo era lograr evitar la introducción de bebidas y, de este modo, mejorar los ingresos proveniente de la venta de bebidas en la barraca. La Asociación de Amigos de Posada no se plantea desarrollar mecanismos de este tipo en los festejos de 2017.

Sin embargo, si la merma del botellón en los ingresos de la organización fuera muy evidente, dichos controles podrían ponerse en marcha en futuras ediciones. «De momento, este año no vamos a realizar controles, pero son medidas que, de seguir así el tema en años venideros, igual hay que planteárselas», dice Sergio Álvarez. «La gente tiene que darse cuenta de que la celebración se paga», añade.

Conciertos y gastronomía

El Cruce celebra su 37 edición con un programa completo y variado. «Entre los actos más destacados están los conciertos de Los Berrones, el viernes 28, y de Azúcar Moreno, el sábado 29», explica el portavoz de la asociación encargada de organizar los festejos. «Es un programa continuista con respecto a resto de años», indica Sergio Álvarez. Uno de los objetivos de Amigos de Posada «es llegar a los 500 socios; ahora mismo estamos por los 370 y sabemos que va a costar». Además de los mencionados conciertos, los festejos tienen, entre sus platos fuertes, la gran paellada popular del domingo y el reparto del bollu y la botella de vino para los socios del lunes.

Fotos

Vídeos