Cuatro clubes se unirán para exigir trato igualitario en El Bayu

La última concentración de protesta protagonizada por el Atlético de Siero. / HUGO ÁLVAREZ

El presidente del Atlético de Siero asegura que el alcalde le confesó que no podía ir contra el edil de Foro, Eduardo Martínez, vinculado al equipo más favorecido en los horarios

J. C. D. SIERO.

Cuatro clubes de fútbol del concejo de Siero -Atlético de Siero, Valdesoto, Rayo Carbayín y Unión Deportiva de Siero- han decidido unir sus fuerzas y constituir una plataforma para exigir al Ayuntamiento un trato igualitario en el uso de las instalaciones municipales de El Bayu. Así lo anunció ayer el presidente del Atlético de Siero, Manuel Ángel Alonso, quien volvió a culpar de la situación al actual portavoz de Foro, Eduardo Martínez Llosa, por sus estrechos vínculos con el CD Romanón, que sería el club más beneficiado con los horarios de los entrenamientos y de los partidos, tanto en el campo de El Bayu como en los dos polideportivos polesos.

Según Alonso, entre los días 1 y 12 de septiembre, el alcalde de Siero, Ángel García, le convocó hasta cuatro veces para tratar de encontrar una solución, que él ve muy factible si existiera un interés real, «porque, haciéndolo bien, hay sitio de sobra para todo el mundo», dijo.

En uno de esos encuentros, según asegura el presidente, el regidor le confesó que no podía tomar las medidas que le solicitaban, para no buscarse problemas con su socio de gobierno de Foro, que es con quien está sacando adelante los presupuestos municipales. Alonso acusa, por tanto, al gobierno socialista de Siero de «haber delegado a Foro el control de todos los espacios deportivos en los que tenga intereses Eduardo Martínez Llosa».

Alonso explicó que el Atlético de Siero -que tiene cinco equipos y unos 120 jugadores- había pedido solo 6,5 horas a la semana para entrenar en El Bayu, pero critica el reparto. «A los alevines e infantiles los pusieron a las cuatro y cuarto, cuando muchos críos salen de clase a las tres de la tarde. Y al regional, a las diez menos cuarto de la noche», lamentó.

Y recordó que esa hora nocturna se le había denegado primero a la UD de Siero, con la excusa de que El Bayu se iba a cerrar este año a las 22 horas, lo que provocó la disolución del equipo para esta temporada, aunque se unirán igualmente a la plataforma. También critica que los partidos se los pongan los sábados a las 10 o a las 13.30 horas, «cuando podíamos alternar esos horarios».

Para protestar por los horarios asignados, el regional estuvo yendo a entrenar a las 20.15 horas durante una semana, hasta que les cambiaron las cerraduras de los vestuarios y el alcalde les envió una carta advirtiéndoles que les expulsaría del campo si mantenían esa actitud.

Fotos

Vídeos