La cuna del coche automático

Fernando Llano, junto al vehículo autónomo que desarrolla Dronorte. / SUSANA SAN MARTIN
Fernando Llano, junto al vehículo autónomo que desarrolla Dronorte. / SUSANA SAN MARTIN

Dronorte desarrolla el primer vehículo sin conductor hecho en Asturias | El modelo, que se ha diseñado íntegramente en sus instalaciones de Granda, es similar a un quad y se aplicará al diseño de plantas solares

MARCOS GUTIÉRREZ GRANDA.

Los coches que no precisan de un conductor son una realidad más tangible de lo que pensamos. Además, sus aplicaciones no se reducen a llevar a un pasajero de un punto 'A' a un punto 'B'. No en vano, una empresa de Siero, Dronorte, ha desarrollado el primer vehículo autónomo 100% asturiano, así como el primero de España que se empleará en el mapeo y diseño de planos para instalaciones solares. Fernando Llano, responsable de la empresa, comenta que, hasta la fecha, existían ciertos inconvenientes a la hora de «realizar determinados trabajos en largas extensiones, como en el caso de parques solares, con unas dimensiones de varios campos de fútbol, en terrenos en los que hay que llevar planos y, todo eso, durante muchas horas a elevadas temperaturas».

Fruto de la investigación realizada estos años, la firma ha desarrollado un todoterreno sin conductor «que va autónomamente haciendo su ruta, dentro de un recinto de varias hectáreas, y lleva a cabo trabajos sobre el terreno», lo que supone una importante reducción de tiempo y recursos en ciertos proyectos (como, por ejemplo, el mapeo de terrenos para parques solares), ya que «no descansa y trabaja tanto de día como de noche». El proyecto, para el que se han precisado dos años de conceptualización, diseño y desarrollo, se ha realizado llave en mano para una compañía de ingeniería puntera, especializada en el sector del diseño de instalaciones de aprovechamiento de la energía solar. La empresa desarrolla toda la tecnología del vehículo, que tiene una autonomía de doscientos kilómetros, en sus instalaciones de Granda.

Seis meses de pruebas

Fernando Llano explica que el vehículo ya ha sido sometido a las primeras pruebas, si bien «en diciembre o enero» se procederá a testar su funcionamiento en campo abierto y en entornos más exigentes. El proceso de evaluación y calibración final llevará unos seis meses en total. «La empresa para la que hemos desarrollado el vehículo piensa utilizarlo en todo el mundo en parques solares», destacó el responsable de Dronorte.

El vehículo, semejante en aspecto a un quad, tiene «unos 200 kilómetros de autonomía, más que suficiente, ya que el vehículo hace una matriz de líneas», comenta Llano y añade que es el primer vehículo guiado automáticamente que se realiza en Asturias y el primero de España que se emplea «en el sector industrial y para parques solares». Dronorte centra su actividad en el diseño a medida de drones para que empresas del sector industrial puedan llevar a cabo ciertas tareas que son incompatibles con la seguridad personal (altura, toxicidad, electricidad...) de una manera sencilla y ahorrando un tiempo considerable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos