«Me han hecho mucho daño en los albergues»

El puente de La Fresneda bajo el que ha buscado cobijo César T. J.
El puente de La Fresneda bajo el que ha buscado cobijo César T. J. / E. C.

La Fresneda se vuelca con César, un hombre sin hogar que lleva días viviendo bajo un puente en la entrada de la urbanización

MARCOS GUTIÉRREZ LA FRESNEDA.

Los vecinos de La Fresneda vieron a César T. J. por primera vez hace cuatro días. LLegó en silla de ruedas y con exiguas posesiones. Escogió el puente que hay cerca del supermercado situado en una de las rotondas de entrada a la urbanización para cobijarse.

Desde el primer momento, paseantes y conductores se preocuparon por su situación. «La concejala de Bienestar Social de Siero reaccionó rapidísimamente», elogió ayer una vecina. «Vino una ambulancia y lo llevaron al Hospital Central, pero ha vuelto a La Fresneda con las tres sillas de plástico donde está su ropa», añadió.

La de César sería, tristemente, una historia más de una persona a la que la vida le ha repartido unas malas cartas, pero ahora sabe lo que significa la humanidad con la que le han atendido los vecinos. «No espero nada de nadie ni darle lástima a la gente; sólo quiero que oscurezca y poder cobijarme en el supermercado», explicó este ovetense de 47 años. «Yo estuve en una pensión hasta hace cuatro días; estuve en albergues, en Centro Reto, y todos me han dado de lado», abundó. En el último lugar en el que se alojó, el Albergue Covadonga de Gijón, le robaron un teléfono móvil y un dispositivo electrónico que tenía. Su bolsa de deporte y una manta que le cubre las piernas son ahora las pocas posesiones que puede llamar suyas. Cuando la tarde comenzaba a dar paso a la noche y el frío se dejaba notar aún más, una vecina, trabajadora social, se acercó a César para explicarle diferentes posibilidades con que contaba para eludir la posibilidad de pasar una noche más al raso.

«Yo ya he pasado unas noches aquí ya; no quiero esos recursos. Ya los conozco. Mi intención no es dar lástima a nadie. Yo sé que pasan muchos coches y mucha gente por aquí para preocuparse por mí, pero no pretendo darles pena; simplemente es que me han hecho mucho daño en los albergues, servicios sociales, en las pensiones y en las asociaciones», se justificó.

La Concejala de Benestar Social del Ayuntamiento de Siero, Natividad Álvarez, señaló ayer que ya se había procedido a buscarle una ubicación a César para que durmiera en un lugar caliente.

Fotos

Vídeos