Una devoción a prueba de orbayu en Santa Isabel

Cientos de fieles y vecinos durante el encuentro entre las imágenes . / SUSANA SAN MARTÍN
Cientos de fieles y vecinos durante el encuentro entre las imágenes . / SUSANA SAN MARTÍN

Rocío Negrete, a punto de «salir de cuentas», participa en el encuentro entre Santa Isabel y la Virgen María | Cientos de fieles acuden a la misa y a la posterior procesión, pese a las nubes y el orbayu, así como al circuito de las escuelas de ciclismo

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

Las fiestas de Santa Isabel en Lugones entran en su recta final. Ayer tuvo lugar una jornada marcada primero por el deporte y luego por la devoción. A las once de la mañana comenzaba el primer circuito de Escuelas de Ciclismo en el aparcamiento del complejo deportivo Teresa Valdés. Ya a mediodía, los fieles abarrotaban la parroquia de San Félix, hasta tal punto que fueron muchos los vecinos que tuvieron que escuchar la misa de pie a las puertas del templo.

Ni el cielo gris ni las gotas intermitentes que comenzaron a caer desde poco después de las doce alejaron a los asistentes de uno de los actos devocionales más importantes que se celebran en la localidad sierense a lo largo del año. La Coral Polifónica San Félix de Lugones amenizó la ceremonia, antes de que diera comienzo la procesión que escenifica la visitación de María a su prima Isabel. Las notas a la gaita del 'Asturias Patria Querida' marcaron la partida del recorrido, durante el cual integrantes de La Sidrina llevaronlas imágenes de la santa y la Virgen María.

El Evangelio de Lucas recoge que ambas mujeres estaban en estado cuando se encontraron, lo que explica la tradición de que mujeres encinta de la parroquia acudan a realizar el recorrido de la procesión detrás de las imágenes. El rito se repitió ayer con Rocío Negrete, ovetense pero muy vinculada a Lugones, donde regenta la floristería Joycar. También está muy unida a la parroquia de San Félix en particular. Muy emocionada durante todo el recorrido, explicó que «el tres de septiembre» ya habrá salido de cuentas. A ella y a su marido, Fernando Tuñón, aún les queda por decidir cuál va a ser el nombre de la que será la hermanita de su hija Cayetana, de cinco años.

Rocío Negrete explicó que ya tomó parte en la procesión de Lugones estando embarazada de cuatro meses de la niña. «San Félix no es mi parroquia, pero vengo mucho y tengo muy buena relación con el párroco», destacó. Tanto su marido como el propio Joaquín Serrano le animaron «a participar nuevamente este año». En esta línea hizo un llamamiento a las mujeres para que tomen parte en una tradición cada vez más arraigada en la localidad.

Hoy es festivo local en Lugones y día del socio en Santa Isabel. Desde las doce del mediodía y hasta las nueve de la noche tendrá lugar el reparto del bollo, la botella y el vaso de sidra para socios y colaboradores. A mediodía comenzará el desfile de gigantes y cabezudos.

Temas

Lugones

Fotos

Vídeos