Devoción por el silencio en Noreña

Un momento de la multitudinaria bajada del Ecce Homo por las calles de Noreña.
Un momento de la multitudinaria bajada del Ecce Homo por las calles de Noreña. / FOTOS: PABLO NOSTI

Más de 4.000 personas acompañan el traslado del Ecce Homo a la iglesia parroquial

LYDIA IS NOREÑA.

Recogimiento, silencio y mucha devoción. La bajada del Cristo del Ecce Homo desde la Capilla de La Soledad hasta la iglesia parroquial de Noreña sobrecoge por su intensidad y el respeto con el que vecinos y feligreses acompañan a la imagen. Ayer lo hicieron más de 4.000 personas, con los rezos como único sonido. Debido a la respuesta multitudinaria era imposible vislumbrar el final de la comitiva. «Son días muy especiales y emotivos», aseguró Paula González, que pertenece desde hace más de veinte años a la Cofradía de Jesús Nazareno. Una fractura complicada en una pierna le impidió acudir el año pasado y ayer se quitó un peso de encima. «Sentía que lo debía», comentó.

Hugo Suárez y su abuela Amelia Vega caminaban de la mano. «Mi abuelo está pachucho y venimos como promesa, a ver si se recupera», explicó el joven. Las velas encendidas, medallas y banderas en las ventanas demostraban que Noreña se vuelca con Jesús Nazareno, que permanecerá en la iglesia parroquial hasta el domingo 17.

Certamen de Pintura

El programa de actividades ligado a las fiestas del Ecce Homo continuará el domingo con la celebración del IX Certamen de Pintura Al Aire Libre Memorial Corsino Suárez que organiza la Asociación Cultural Contigo y que este año estrena patrocinio del Ayuntamiento, que colabora con los 900 euros que se llevará el ganador. Los participantes podrán sellar sus lienzos a partir de las diez de la mañana en la sala de exposiciones del antiguo depósito y deberán entregarlas antes de las ocho de la tarde. El fallo se dará a conocer el lunes. «Estamos seguros de que el certamen servirá para dejar constancia de lo bonita que es Noreña», apuntaron ayer Daniel Llaneza y Chema Suárez, de Contigo.

Fotos

Vídeos