Druidas del Lúpulo

La cerveza de elaboración tradicional tiene en el concejo a un buen número de productores y acólitos | El Molín del Nora, Nurse, Cotoya o D’equí son ejemplos de cómo la producción artesana tiene un amplio hueco en el mercado de la cerveza

Alejandro García pone una caña en su cervecería, La Birra de Brian./PABLO NOSTI
Alejandro García pone una caña en su cervecería, La Birra de Brian. / PABLO NOSTI
MARCOS GUTIÉRREZSIERO.

Hace años, cuando una persona entraba a un bar para pedir una cerveza lo único que tenía que hacer era decir ‘quiero una cerveza’. Hoy es necesario especificar si se desea una porter, una stout, si resulta más aconsejable una lambic, hay que estar al corriente de la cantidad de Ibus... Paralelo al aumento de la oferta cervecera, en Asturias se ha producido un refinamiento del paladar del consumidor y, asimismo, un crecimiento de los elaboradores que apuestan por la creación artesana, frente a la oferta comercial y estandarizada.Muchos de ellos están en Siero.

El pionero sierense

El sierense Olegario Díaz, gerente y propietario de Molín del Nora, comenzó a adentrarse en el mundo de la elaboración de licores «hace 20 años, ya que era aficionado a elaborar, siempre me gustó la destilación y luego pude convertirlo en una profesión». «Siempre fui aficionado la cerveza; desde chavales todos los años íbamos a Belgica y nos empapamos de su cultura cervecera», recuerda. El 19 septiembre de 2007 inauguró en Noreña «la primera fábrica que se abrió en Asturias después del Aguila Negra», explica. Lo suyo fue una labor de amor y un «proceso autodidacta». Comenta que los aficionados a las cervezas de El Molín del Nora no esperan «una textura, sabor y acabados como en el caso de la industrial». Se trata de producciones muy limitadas, «que te hacen crear productos más especiales». Considera que el público ha afinado su paladar y que, asimismo, el sector ha florecido en la región. «Cuando abrí la fabrica había 21 del estilo en toda España. Ahora ya hay 585 y, solo en Asturias, 22».

Estudioso de la cerveza

Diego Cotoya tiene en las instalaciones de Cotoya en Lugones una suerte de laboratorio en el que, cada pocos meses, se afana por crear novedades que satisfagan la curiosidad de los clientes. Hace pocas semanas estrenó su nueva cerveza de invierno. «Es una que saco todos los años. Este es el cuarto y es un poco diferente, más fuerte y potente, con 11,2% de alcohol», dice. Su aventura comenzó en Santo Adriano hace un lustro. En Cotoya desarrolla «una producción muy pequeña», pero cuidada, por lo que apenas aprecia fluctuaciones en el mercado cervecero. Considera que «el boom» de la cerveza artesana en Asturias «sigue existiendo; primero llegó La Xana y, bastante más tarde, salió Caleya. Poco a poco se van dando a conocer nuevos productores y sí que es cierto que ya hay un mercado consolidado; no noto un estancamiento, ya que cada año hay más marcas en Asturias».

Considera que la búsqueda de la consistencia en las producciones cerveceras artesanas «es algo complicado, pero tampoco debe ser una obsesión ya que no deben aspirar a ser algo estandarizado; la cerveza artesana es un producto distinto, sujeto a cambios de ingredientes. Lo que hay que evitar, sobre todo, son los bajones de calidad». Además de la Cotoya original, este cervecero saca al mercado una nueva creación «cada mes y medio», aproximadamente. La nueva ‘Fumu’, de malta ahumada, «y luego una IPA», serán las próximas.

Enfermeros cerveceros

Christian Álvarez y Javier Santamaría son dos enfermeros en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que compaginan desde 2015 su trabajo con una pasión casi alquímica por el lúpulo en Nurse Craft Beer. Álvarez comenta que «este mes de febrero cumplimos tres años y hemos preparado una cerveza pale ale que solo se venderá en barril para la ocasión. Es una cerveza aromática, de ligero amargor y fácil trago», explica. Añade que también continúan con la elaboración de sus «cervezas tradicionales, que son Ipaprofeno, Palecilina, Vetusta y 1984».

En cuanto a las ventas, considera que «la cifra se mantiene, ya que la competencia cada día es más dura, pero nos hemos hecho un hueco». Hace poco recibían con sorpresa que parte de su producción tenía un destino más que lejano, como es China. Christian Álvarez explica que «la venta fuera de España, a China, es complicada, ya que la cerveza tiene que llegarles de una manera diferente a como la vendemos aquí. Por tanto es algo puntual, pero que nos hace sumar y crecer».

El primer ‘tap room’

D’equí es una fábrica de cervezas y ‘tap room’ ubicada en la parte sierense del polígono empresarial Águila del Nora.Inmaculada Espina y Javier Huerta pusieron en marcha este concepto pionero en Asturias «como alternativa de empleo, tras cerrar la empresa donde ambos trabajamos en 2015, y hacer de un hobby una manera de ganarnos la vida», explica este último, maestro cervecero de D’equí, con casi una década de experiencia. Si bien ya existen pubs o locales cerveceros donde elaboran su propia cerveza y sirven comida, su concepto de ‘tap room’ «es el primero en Asturias. Básicamente es una fábrica de cerveza que, aparte de embarrilar y embotellar su producción para venta, tiene dentro de sus instalaciones una zona en la que poder degustar sus cervezas con servicio de comida. También la gente se puede llevar a su casa nuestras cervezas», explica. Considera que el negocio crece «poquito a poquito, porque es algo novedoso y todos sabemos que, encima, estamos en tierra sidrera por excelencia, pero el consumo de cerveza en Asturias está subiendo».

Bares, qué lugares

Alejandro García y Guillermo Riestra son dos amantes de la cerveza que en 2015 decidieron abrir en la Pola La Birra de Brian. «Fomentamos mucho la cerveza artesana, aunque no es que tiremos por los suelos los otros tipos de cerveza», comenta García. Disponen de «cuatro cañeros, uno de ellos rotativo, y otro que se cambia de verano a invierno», además de una amplísima selección en cristal. «La gente se está acostumbrando a beber este tipo de cerveza más artesana, tiene más criterio y no le das gato por liebre», afirma. Considera que «cada dos por tres» surgen nuevos elaboradores en la región y que «las fábricas de cerveza artesana van a más», tanto en el concejo de Siero como en el Principado de Asturias.

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos