Los dueños de El Águila Negra dicen que estaba en ruina cuando lo compraron

Los dueños de El Águila Negra dicen que estaba en ruina cuando lo compraron
Mario Rojas

De los tres acusados han prestado declaración Miguel Ángel Tresguerras Riestra y Jose Ántonio Díez Carbajosa, mientras que Ángel Díez Carbajosa se han acogido a su derecho a no declarar

EUROPA PRESS

Los propietarios del edificio El Aguila Negra, ubicado en Colloto (Siero) se han declarado este martes inocentes de los delitos de los que se les acusa y han asegurado que desde que adquirieron el edificio ya en estado de ruinas, han tratado de conservar el mismo adoptando algunas medidas encaminadas a tal fin como el vallado, el tapiado de alguna ventana y con la presencia de vigilancia de seguridad permanente, entre otras medidas.

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una pena de un año y ocho meses de prisión para cada uno de los tres empresarios acusados por el deterioro del edificio histórico al sostener que los acusados, desde el año 2004, han ostentado la condición de administradores solidarios y socios de la mercantil Gestión Nora SA, propietaria, entre otras, de la parcela en que se alza el edificio histórico El Águila Negra, en Siero.

De los tres acusados han prestado declaración Miguel Ángel Tresguerras Riestra y Jose Ántonio Díez Carbajosa, mientras que Ángel Díez Carbajosa se han acogido a su derecho a no declarar.

Los procesados han explicado ante el juez que si no pudieron hacer nada más en el edificio es porque no tenían licencia municipal para nada más, pero su intención y voluntad siempre fue la de explotar el polígono con ánimo de lucro. También ha indicado que el estado del edificio es prácticamente el mismo en estos momentos -ahora ya se han iniciado los trabajos de rehabilitación-- que en la fecha en la que lo adquirieron.

Tras los acusados ha prestado declaración como testigo un ex socio de los acusados en el momento en el que adquirieron el edificio y ha indicado que en ese momento "todos sabían que estaba protegido y también todos sabían que estaba en ruinas". "Ya había muy poco que conservar de ese edificio", ha dicho.

También ha prestado declaración una arquitecta, funcionaria del Servicio de Patrimonio del Principado, que ha manifestado que en 2001 elaboró un informe sobre el estado del edificio en el que se recogía "el mal estado" del mismo con "un abandono total". Ha manifestado que el edificio en cuestión "tiene un valor excepcional de patrimonio industrial" en la región, siendo "de los pocos ejemplos de una industria no relacionada con la minería en Asturias, sino relacionada con la vertiente de la industria de la alimentación pero también por sus características constructivas".

Esta funcionaria, a preguntas del Fiscal, ha afirmado que cuando lo vio en 2001 "estaba en mal estado, pero no en ruinas". "Aunque se pudiese considerar que estaba en ruina, este es un concepto técnico que hay que justificar", ha dicho la testigo que ha añadido que cuando vio el edificio era "susceptible de conversación" pese a su mal estado.

Según el escrito de Fiscalía la reiterada resistencia de los acusados a acordar algún tipo de inversión dirigida a su mantenimiento, o siquiera a adoptar las más mínimas medidas necesarias de protección del inmueble frente a las inclemencias meteorológicas, o de aseguramiento de sus elementos estructurales y decorativos, incumpliendo con ello las obligaciones asumidas por la mercantil, tanto por vía contractual como por vía legal, derivó en un progresivo y continuo deterioro de la edificación, sostiene la Fiscalía.

Esto fue favorecido en ocasiones por la propia mercantil, en decisión preconcebida de todos sus administradores, al negarse abiertamente a efectuar cualquier tipo de conservación que no supusiese la ejecución de un proyecto constructivo del que derivase un lucro comercial. Perseguían con ello que el edificio alcanzase la declaración de ruina económica, lo cual lograron en vía administrativa.

El edificio histórico El Águila Negra se construyó el 29 de marzo de 1900 y por acuerdo de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (Cuota), de fecha 25 de mayo de 1993, se aprobó su inclusión en el catálogo de inmuebles y jardines del edificio de la empresa El Águila Negra, Siero. Está catalogado como edificio histórico con nivel de protección integral en el catálogo urbanístico del Ayuntamiento de Pola de Siero, aprobado definitivamente en sesión plenaria de fecha 1 de junio de 2006.

Desde el momento de su adquisición, la propiedad del edificio incumplió deliberadamente su deber legal de conservación del mismo, desoyendo los reiterados requerimientos de la administración local para que llevase a cabo las obras de conservación, permitiendo por su inactividad que el mismo fuese objeto de un continuo deterioro hasta que, finalmente, por resolución de Alcaldía de 6 de mayo de 2010, se hubo de declarar la situación de ruina económica.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra el patrimonio histórico del artículo 323 del Código Penal y la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural. Y solicita que se condene a cada uno de los acusados a 1 año y 8 meses de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y abono de las costas procesales.

En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía solicita que los acusados, conjunta y solidariamente (y subsidiariamente, la mercantil Gestión Nora) asuman el coste de las obras necesarias para lograr el adecuado mantenimiento del edificio, en los términos que determine el Servicio de Patrimonio Cultural de la Administración Asturiana.

El juicio, que se celebra en el Penal 1 de Oviedo, continuará la próxima semana con el testimonio de nuevos testigos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos