Dueños de mascotas alertan de casos de envenenamiento de perros en Lugones

Un animal murió el martes al ingerir una sustancia tóxica camuflada entre comida en Antonio Machado, junto a un supermercado

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

Vecinos de Lugones alertan de la presencia de depósitos de veneno en la localidad, destinados a gatos callejeros y a perros. El último episodio tuvo lugar el martes en las inmediaciones de un supermercado situado en la calle Antonio Machado. Una perra, propiedad de unos vecinos, ingirió una sustancia venenosa camuflada entre comida, enfermó gravemente en cuestión de poco tiempo y, cuando fue trasladada al veterinario, ya no se pudo hacer nada para salvarla.

Una responsable de un centro especializado en el cuidado de animales y mascotas de la localidad explicó ayer que «la perrita era de unos clientes; la llevaron al veterinario ya envenenada». Comentó que este episodio se une a otro, relativamente reciente, en el que un vecino de la urbanización Malvarán detectó la presencia de salchichas con veneno en la zona. «Junto al supermercado en la calle Antonio Machado abundan los gatos callejeros», reflexionó esta especialista en salud y cuidado de animales.

Casos anteriores

En este sentido, añadió que el veneno es más que probable que tuviera a estos como objetivo. «Últimamente no se estaban produciendo muchos casos, pero meses atrás sí», subrayó. Hizo referencia, por ejemplo, a sustancias aparecidas hace tiempo en el parque infantil situado junto a la oficina de Correos de la localidad.

Recomienda a los propietarios de perros que, a la mínima sospecha de que su mascota pueda haber entrado en contacto con veneno, «lo lleven al veterinario», ya que, en la mayoría de los casos, cuando se empiezan a manifestar los primeros síntomas (fiebre, vómitos o diarrea son los más habituales) ya es demasiado tarde.

A principios del mes de agosto, en la urbanización de La Fresneda, varios vecinos denunciaron una serie de episodios de envenenamiento de perros en un periodo relativamente corto de tiempo. El último de ellos afectó a un bulldog francés, que resultó envenenado al ingerir una sustancia química nociva en el parque ubicado junto al edificio de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. Varios propietarios reconocieron entonces que se habían encontrado trozos de pan y carne con alfileres en la zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos