Los ecologistas piden llevar el medidor de calidad del aire al centro de Lugones

Coches circulando por la avenida de Oviedo de Lugones. / SUSANA SAN MARTÍN
Coches circulando por la avenida de Oviedo de Lugones. / SUSANA SAN MARTÍN

Piden más zonas verdes y medidas firmes contra los vertederos ilegales de la localidad, la segunda de Asturias más afectada por las partículas PM 2.5

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

Lugones es la segunda localidad de Asturias más contaminada por partículas PM 2.5, que tienen un grave efecto para la salud por su capacidad de penetrar en las vías respiratorias y acceder al torrente sanguíneo. Colectivos ecologistas y vecinales creen que, hasta la fecha, las medidas correctoras frente a la contaminación han fracasado. Una de sus propuestas es el cambio de la estación de medición de la contaminación, desde su ubicación junto al instituto a zonas como la calle Monte Naranco o la Avenida de Oviedo. Fruti Pontigo, portavoz de la de la Coordinadora Ecologista de Asturias, señala que «lo primero que tenemos en Siero es que no hay datos reales». El problema, en su opinión, se debe a la ubicación de las estaciones que miden la polución. «En Lugones, quitar la que estaba ubicada en la comisaría fue una verdadera faena. En el instituto no muestra la realidad y lo primero que hay que hacer es tener datos, porque si no es difícil hallar soluciones», comenta.

No obstante, desde su punto de vista, las cifras que arroja el punto de control junto al IES Astures muestran que la medida de prohibir el paso por la localidad a camiones de gran tonelaje «no ha tenido efectos positivos». Según Pontigo, la calidad del aire en la zona no se ve mermada «por el tráfico, como dice el Ayuntamiento, ya que tendría que haber bajado y no lo ha hecho. Lo que está claro es que en Asturias la polución tienen un componente mayoritario de origen industrial». Considera ingenuo «que la gente de Siero crea que la contaminación de Gijón o Corvera no les va a llegar, cuando en Inglaterra se quejan de la polución que les llega de Galicia». Desde su punto de vista, «los tubos de escape contaminan, pero en proporción con la gran industria es una anécdota. Hay fábricas que contaminan cinco veces más que todos los coches de Asturias». Advierte de que, año tras año, la tendencia es mala en Siero, «en partículas, no en óxidos de nitrógeno ligados a los coches. Siero es el segundo sitio más contaminado de Asturias en partículas PM 2.5 que son las que entran en el torrente sanguíneo y , por tanto, las más peligrosas. La estación de Lugones es la segunda peor de toda Asturias». Pontigo alerta de que los datos serían aún peores, si bien más fidedignos y útiles, cambiando el emplazamiento de la instalación de medición. «La mejor ubicación es donde estaba antes, donde la comisaría, en un lugar que no esté tapado por edificios; podría valer también junto a la parroquia, que es una zona más o menos verde y despejada por todos lados», comenta. Christian Álvarez, presidente de la plataforma Lugones Se Mueve, considera que la polución es, sin duda, «uno de los grandes problemas de Lugones a día de hoy». Desde su punto de vista, hasta la fecha «las medidas contra la contaminación que se han tomado, como por ejemplo la prohibición de circular camiones de gran tonelaje, no han sido efectivas». «Los camiones siguen pasando, ya que piden permiso y se lo dan, de todos los transportistas con los que hablé nunca me lo negaron», subraya.

Más zonas verdes

Tarik Vázquez, presidente del colectivo ecologista Biodevas, explica que la asociación está trabajando para exponer en el ámbito regional «el grave problema» de la contaminación en la localidad. Junto con el colectivo vecinal Lugones en Pie representan al concejo de Siero en la plataforma Asturies Por Un Aire Sano. Una de sus medidas esenciales para mitigar la polución en Lugones pasa por «llevar a cabo una campaña de información y concienciación de la ciudadanía», ya que si la gente desconoce el problema que sufre su concejo, todas y cada una de las medidas que se lleven a cabo para paliar la contaminación serán vistas por lo general con malos ojos».

Además de agilizar la puesta en marcha del nuevo punto limpio de Lugones, para paliar el problema de los «pequeños vertederos ilegales que sufre esta zona del concejo», el Ayuntamiento «tendría que tratar de poner medidas para que las zonas donde se tiene conocimiento de vertidos no sean de tan fácil acceso». También cree que se debe potenciar espacios verdes como La Cebera, añadir barreras vegetales en las carreteras, crear más espacios arbolados y apostar por «atraer el mercado del ecoturismo». Con respecto a la estación de medición de la polución en la localidad, considera que «tendría que estar en una zona más céntrica y representativa, como la avenida principal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos