Los ecologistas y la plataforma exigen la paralización del crematorio poleso

Pedirán la ejecución forzosa tras la sentencia del TSJA que desestimó el recurso de Funerarias Meana para seguir con la actividad

JOSÉ CEZÓN SIERO.

La Coordinadora Ecoloxista d´Asturies y la plataforma ciudadana Crematorios al Llau de la Xente Non exigieron ayer al Ayuntamiento de Siero que paralice «de inmediato» la actividad del crematorio existente en la calle Maestros Martín Galache de la Pola y anunciaron que van a presentar «un incidente de ejecución forzosa».

Ambas peticiones se producen tras la última sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), que ha desestimado el recurso de apelación que interpuso la empresa Funeraria Meana SL contra otra sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6 de Oviedo, que dio la razón a los ecologistas en su recurso contra la licencia de obra e instalación del horno. El Ayuntamiento de Siero figura también como parte apelada.

La empresa dispone ahora de un plazo de treinta días para presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo o ante el propio TSJA, en función de si se denuncia infracción de legislación estatal o autonómica. La empresa declinó ayer comentar si va a presentar ese recurso. Y tampoco quiso efectuar ninguna valoración la concejala de Urbanismo de Siero, Noelia Macías.

Los ecologistas y la plataforma celebran que esta nueva sentencia del TSJA «ratifique la ilegalidad» del crematorio, reclamaron «dimisiones» y que los representantes políticos «asuman sus responsabilidades en el Ayuntamiento por sus decisiones». También piden que la Administración local «obligue a la empresa a la retirada de las obras ejecutadas ilegalmente en el edificio».

Los abogados de la coordinadora y la plataforma ciudadana -Víctor Álvarez Bayón y Alfonso Lago Rayón- valoraron ayer «muy positivamente la sentencia y destacaron «su contundencia y sensibilidad ambiental», sobre todo, cuando concluye que el crematorio «es una actividad potencialmente contaminadora de la atmósfera y con ello incompatible con los usos comerciales previstos para ese suelo». Y recuerda que la propia Consejería de Medio Ambiente califica la actividad del crematorio como «molesta (por ruido y vibraciones) e insalubre (por enfermedades infecto-contagiosas, emisiones a la atmósfera y vertido de aguas residuales)».

Para estos letrados, la sentencia «deja muy poco espacio para un posible recurso de casación al Tribunal Supremo», por lo que reclaman a la empresa que «por responsabilidad, asuma su contenido y restaure la legalidad eliminando el horno crematorio».

El portavoz de Somos Siero, Javier Pintado, manifestó ayer que «el tiempo nos da la razón a lo que veníamos diciendo desde el primer día: que no eran usos compatibles los de tanatorio y crematorio». Y reclamó «responsabilidades políticas a los que nos acusaron de querer arruinar al Ayuntamiento». Para el portavoz de IU, Edgar Cosío, la sentencia confirma que «en esa ubicación no cabía instalar esa actividad y que, además, debía considerarse como separada del tanatorio y no complementaria».

Consecuencias económicas

Cosío pide «valorar las consecuencias económicas» que pueda tener la sentencia para el Ayuntamiento y «que se aclaren las responsabilidades». Y recordó que siempre se había alegado que había obligación de conceder la licencia para no incurrir en prevaricación. «La fórmula de la negociación y el estudio de las alegaciones vecinales podría haber mostrado que se estaba incurriendo en un error», dijo. «Estamos desconcertados», afirmó el edil del PP Cristóbal Lapuerta en relación a la reiteración de casos en los que el gobierno y los técnicos dicen que se actúa conforme a la legalidad «y luego nos lo tumban los tribunales».

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos