El edil de Personal de Noreña anuncia que este año habrá contrataciones

Pelayo Suárez.
Pelayo Suárez. / SUSANA SAN MARTÍN

Pelayo Suárez reconoce la merma de la plantilla municipal, sobre todo de laborales, y se muestra optimista en que habrá acuerdo con los sindicatos

J. C. D. NOREÑA.

El concejal de Personal del Ayuntamiento de Noreña, Pelayo Suárez, reconoció ayer que la plantilla municipal es insuficiente y anunció que el Gobierno local contempla la contratación de «dos o tres personas» antes de finalizar el presente año. Suárez coincide con la UGT en que donde existen mayores carencias es en el personal laboral. «El Ayuntamiento lleva sin contratar a nadie desde hace diez años y hubo cuatro o cinco jubilaciones», dijo.

El edil avanzó que está en marcha un contrato-relevo y una plaza de peón de jardinería y admitió que se necesitan operarios de servicios múltiples. «Primero vamos a contener la sangría y luego a estabilizar o reforzar cada departamento», apuntó de cara ya al próximo año 2018.

Según Suárez, la mesa de negociación con los sindicatos «va bien y no hay peticiones inasumibles». Y desveló que tanto él como su antecesor en el cargo, Inaciu Iglesias, «detectamos una serie de circunstancias de que había que abordar, con agravios comparativos y otras cuestiones pendientes desde hacía tiempo como la falta de personal laboral».

El concejal discrepa, en cambio, con las críticas de la UGT al documento de relación de puestos de trabajo (RPT), que el Ayuntamiento encargó a la Federación Asturiana de Concejos. «Nos vale como base e incluye trabajos que hay que hacer y que nos ahorramos, como las fichas de los puestos, aunque no digo que no pueda ser mejorable», afirmó.

Suárez advirtió también de que existen «limitaciones que no nos podemos saltar» en materia de contrataciones y salarios y que vienen impuestas por la administración central. «No va a haber soluciones inmediatas, pero seguiremos negociando y abordando esta parcela del personal para poner las cosas en orden», dijo. Tampoco es partidario de individualizar las negociaciones: «Había un caos generalizado y se hablaba de casos concretos; nosotros no queremos soluciones puntuales, sino globales».

Suárez restó importancia a la ausencia de la alcaldesa, Amparo Antuña, en la mesa de negociación, cuya presencia reclama la UGT. «Ella no puede estar presente en todos los sitios, aparte de que las reuniones son en horario de mañana y ella tiene que acudir a su puesto de trabajo», afirmó.

Sin marcarse plazos

El concejal prefiere no marcarse plazos concretos para culminar la negociación, que dependerá de factores «no sólo políticos, sino también técnicos». Y sí considera beneficiosa la aprobación de una RPT. «Será una herramienta para poder convocar plazas y gestionar mejor la plantilla municipal», aseguró.

Fotos

Vídeos