Dos empresas pujarán en una subasta para reabrir Carnes Alperi Cuesta en Noreña

Vista de las instalaciones del matadero Alperi Cuesta. / PABLO NOSTI
Vista de las instalaciones del matadero Alperi Cuesta. / PABLO NOSTI

Los interesados son Manuel del Busto, gerente de Macelo de Asturias, y la marca Xata Roza, etiqueta comercial de Aseava

LYDIA IS NOREÑA.

El pasado mes de enero se cumplió un año del cierre de Carnes Alperi Cuesta S. A. tras entrar en liquidación debido a los problemas económicos acumulados en su último ejercicio y no lograr un acuerdo con un inversor. Con el cese de una de las empresas más emblemáticas de Noreña se perdió también el único matadero de la región dedicado exclusivamente al sacrificio de porcino y a la venta al por mayor, dos actividades que podrían recuperarse en los próximos meses si fructifica alguna de las dos ofertas que se han presentado para la compra de las instalaciones.

Una de ellas procede de Manuel del Busto, gerente de Macelo de Asturias, que gestiona el matadero de Mieres. La otra, de la marca Xata Roxa, etiqueta comercial de Aseava, la asociación de criadores de la raza de vacuno asturiana de los valles. Ambas superan el medio millón de euros y tendrán que enfrentarse en una subasta que fijará próximamente el Juzgado de lo Mercantil.

El letrado Juan Menéndez Álvarez, de GdP Legal, encargado de la administración concursal, explicó ayer que ambas partes han realizado ya la correspondiente consignación a cuenta, fijada en unos 130.000 euros, que será descontada del precio final si finalmente se adjudican las instalaciones que incluyen los terrenos, el edificio y la maquinaria. Asimismo, señaló que una vez en el proceso de subasta, los interesados podrán mejorar sus propuestas en tramos mínimos de 5.000 euros. «Optamos por esta vía porque es la que asegura el mantenimiento de la actividad industrial», añadió.

Por otro lado, Manuel del Busto avanzó ayer que su idea es hacerse con Alperi Cuesta para recuperar tanto el sacrificio de porcino como la comercialización de carne, una opción que a su vez le permitiría aumentar la línea de vacuno en Mieres. «Queremos recuperar la empresa pero mejorando el servicio y la calidad e incorporando demandas que reclaman los grandes clientes y que ya se están llevando a cabo en la mayoría de mataderos de Europa, como por ejemplo el envasado», apuntó. Para ello, explicó que invertirá en la modernización de maquinaria y en medidas que garanticen el bienestar animal.

El empresario reconoció que una sala de despiece de porcino «es muy necesaria en Asturias» y adelantó que de hacerse con las instalaciones necesitará incorporar a varios profesionales. La plantilla de Alperi Cueta estaba formada por una veintena de trabajadores.

Temas

Noreña

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos