Fallece a los 67 años Emilio Vigón Fernández, uno de los propietarios de sidra Orizón

Heredó el llagar naveto junto a sus hermanos varones y se encargaba de las labores de producción

L. I. A. NAVA.

El sector sidrero perdió ayer a uno de los integrantes de una de las familias de llagareros más emblemáticas de la región. Emilio Esteban Vigón Fernández falleció de forma repentina a los 67 años en su domicilio, ubicado en el núcleo naveto de Orizón, junto al llagar del mismo nombre que en 1910 fundaron sus bisabuelos Emilio González Díaz y Josefina Fernández y que desde hace años gestionaba junto a sus hermanos varones José Luis, Juan, Pedro y Rodrigo a través de la empresa Orizón S.L.

Aunque no era una de las caras visibles del negocio, Emilio siempre estuvo vinculado al llagar, donde se encargaba de las labores de producción. Comenzó a trabajar en él junto a su padre Ernesto y vivió la modernización de las instalaciones hasta lograr tener sus propios canales de producción y comercialización sin abandonar el respeto y la atención a la tradición.

El funeral, esta tarde

Emilio no se había casado y tampoco tenía hijos. La capilla ardiente está ubicada en la sala 1 del Tanatorio de Nava, donde ayer numerosos allegados quisieron acompañar a su familia. Su cadáver será recibido esta tarde, a las cuatro, en la iglesia parroquial de San Bartolomé de Nava. Acto seguido, recibirá sepultura en el cementerio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos