Un hombre de 41 años fallece en un incendio en una vivienda de El Berrón

Dos agentes de la Policía Nacional, ante el edificio donde se produjo el siniestro en El Berrón./Susana San Martín
Dos agentes de la Policía Nacional, ante el edificio donde se produjo el siniestro en El Berrón. / Susana San Martín

Una mujer 83 años de edad, y la hija del fallecido, de 5, han resultado heridas muy graves, con importantes quemaduras | La pequeña está siendo trasladada a la unidad de quemados del hospital madrileño de La Paz

marcos gutiérrez
MARCOS GUTIÉRREZSiero

«Mi madre está muy mal. Está intubada, en coma; tiene 84 años y con dos infartos. no sabemos lo que va a pasar. Tiene un 25% del cuerpo quemado. Van a intentar que despierte del coma, que si lo logra pueden intentar llevarla a la unidad de quemados de La Paz». Estas son las declaraciones de María España Suárez, hija de Aurelia D. F., una de las afectadas por el incendio que se produjo en una vivienda de El Berrón, en un inmueble de 5 alturas y 6 viviendas por piso ubicado en el número 3 de la calle Río Magostales. Como consecuencia del fuego ha fallecido un hombre de 41 años y han resultado heridas muy graves la mujer de 83 años y una niña, de 5. La menor está siendo trasladada en estos momentos a la Unidad de Quemados del hospital madrileño de La Paz.

«A mí me llamó mi hijo y fuimos al hospital, donde nos enteramos que estaba la niña y que su padre había fallecido. Mi madre apareció con ellos, pero no sabemos cómo fue, porque ella está en coma. Debieron bajar la escalera huyendo y con la ceguera que produce el humo, o que ya estaban intoxicados en vez de salir fuera al portal bajaron las escaleras hacia la cochera y ahí quedaron», explicó la mujer.

Todos los indicios apuntan a que el fuego se inició, por causas que aún se desconocen, en el cuarto de contadores de la vivienda. «Mi madre vive sola y no sabemos aún muy bien qué es lo que pasó», indicó Paloma Suárez, la otra hija de la mujer. «Como la tuvieron que reanimar aún no saben si tendrá daño cerebral», añadió.

Guillermo Valle, vecino del cuarto piso del edificio, explicó que, de momento, no habían tenido que abandonar sus viviendas. «De momento podemos seguir aquí», dijo. Añadió que R. F. P., el vecino fallecido en el incendio, y su familia eran apreciados en el edificio. «En este edificio todos nos conocemos desde hace más de treinta años. Era una familia con la que nunca hubo ningún problema». Comentó que «nosotros estábamos durmiendo y oímos a una mujer gritando de madrugada».

Otros cuatro heridos leves

Los agentes de la Policía Local de Siero fueron los primeros en personarse en el lugar de los hechos. Además del fallecido y de los dos heridos graves, hay cuatro leves y todos los heridos han sido trasladados al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en Oviedo. Entre los heridos se encuentran una mujer de 39 años y una joven de 15, madre y hermana de la niña gravemente herida, y que previsiblemente serán dadas pronto de alta.

Al parecer, el incendio se originó en la zona de los contadores de la luz, en el portal del edificio. El Centro de Coordinación de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió varias llamadas en torno a las 02:20 horas, en las que alertaban de que el edificio se había quedado sin luz y que olía a quemado.

Los bomberos del SEPA desplazados al lugar encontraron en la zona del portal al hombre fallecido y a la niña y a la anciana que han resultado heridas muy graves. Inmediatamente, colocaron un ventilador en el hueco de la escalera para liberar de humo la zona y evitar que si había más vecinos intentando bajar resultasen intoxicados. Una vez ventilado el hueco de la escalera y sofocado el incendio se procedió a evacuar el edificio, al menos unas 30 personas.

Los bomberos dieron por extinguido el incendio a las 3:19 horas, y la Policía Nacional se hizo cargo de los trámites para el levantamiento del cadáver. Se solicitó la presencia en el incidente de técnicos de la compañía suministradora de electricidad para que revisen el estado en el que ha quedado la instalación.

Los bomberos realizaron varias mediciones con el explosímetro y comprobaron que no había monóxido en el inmueble antes de permitir que los vecinos regresaran a sus viviendas sobre las 03:45 horas. En las labores de extinción trabajaron once bomberos del SEPA de los parques de La Morgal, San Martín del Rey Aurelio y Villaviciosa, con seis autobombas, una de ellas nodriza, y una autoescalera.

El SAMU envió los equipos médicos de las UVIS-móviles de Oviedo y Langreo, el equipo de Atención Primaria de Noreña y tres ambulancias de soporte vital básico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos