La familia del acusado de abusar de su hija en Siero no vio indicios de delito

El acusado, ayer en Oviedo. / P. L.

La joven testificará hoy en la vista a petición del tribunal. La acusación particular solicita para su padre doce años de cárcel y la Fiscalía, siete

MARCOS GUTIÉRREZ OVIEDO.

B. M. S. D., vecino de Lugones acusado de abusar de su hija discapacitada durante once años, negó ayer los hechos durante la vista celebrada en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo. Los abusos, supuestamente, comenzaron cuando tenía trece años. En este caso, dada la especial sensibilidad del mismo, el abogado de la defensa, Javier Szechenyi, solicitó que la vista se celebrase a puerta cerrada. La Fiscalía pidió nueve años de prisión para el investigado, mientras que la acusación particular reclamó que la condena se eleve a doce.

José García-Ovies, letrado de la acusación particular ejercida por la Fundación Padre Vinjoy, explicó que la entidad tuvo conocimiento de los hechos a través de uno de los compañeros de la víctima, que los pusieron en conocimiento del centro «de manera espontánea». Acudía allí de nueve de la mañana a cuatro y media de la tarde, momento en el que volvía a su domicilio de Lugones. Destacó que la chica «se mantuvo coherente» en su relato, en el que manifestó que su padre se acostó con ella, o quiso hacerlo, en repetidas ocasiones. Es entonces cuando la Fundación «inicia una serie de actuaciones» para determinar la verosimilitud de lo expuesto.

Una de estas actuaciones fue contactar con una fundación especializada en desarrollar entrevistas y recabar testimonios de personas que padecen algún tipo de discapacidad psíquica. Las profesionales encargadas de hablar con la chica comparecieron ayer en la vista, mediante videoconferencia. De acuerdo con el letrado de la acusación particular, ambas confirmaron que no existe «contradicción» en el testimonio de la joven.

Otra versión

En su relato, la joven expone que su padre se ponía en contacto con ella de manera esporádica, para ver si podían quedar, muchas veces usando un tono «intimidatorio», supuestamente. Según la acusación, la hija del investigado habría explicado que, en determinados momentos en los que ambos coincidieron a solas en el domicilio familiar, el hombre le practicó tocamientos y llegó incluso a penetrarla de manera esporádica. Javier Szechenyi Conde, abogado de la defensa, basó su tesis en las «contradicciones» existentes en el testimonio de la joven.

En este sentido, destacó que «se refieren una serie de abusos» que no pudieron producirse por el mero hecho de que el padre se encontraba trabajando en el momento en que, supuestamente, tuvieron lugar. Entre los testigos que llamó a declarar figuran la madre y la hermana de la mujer que, según el abogado, afirmaron que «no eran conocedoras» de que esa situación se estuviera produciendo y que no se vieron alertadas por ningún «indicio» que les hiciera sospechar en el domicilio pudieran estar dándose episodios repetidos de abusos. En esta línea se apoyó en el hecho de que la supuesta víctima estuviera, antes que en la Fundación Padre Vinjoy, seis años en el Colegio Público de Educación Especial de Latores sin que se detectara ningún problema. Hoy continuará la vista, y se oirá el testimonio de la mujer perjudicada, que declarará a petición del tribunal. A continuación, ambas partes presentarán sus conclusiones.

Fotos

Vídeos