La familia de un empleado que quedó tretrapléjico en Llanera recibirá 115.000 euros

Tras un acuerdo con el fiscal, el dueño de la empresa y la técnico de prevención de riesgos laborales pagarán también 5.000 euros de multa

MARCOS GUTIÉRREZ LLANERA.

El empresario, imputado por un delito contra la vida y la salud de los trabajadores, y la técnico de prevención de riesgos laborales, acusada de lesiones por imprudencia grave tras un accidente ocurrido en Llanera en 2013, en el que un trabajador se quedó tetrapléjico, llegaron ayer a un acuerdo con el fiscal e indemnizarán a la mujer y al hijo de la víctima con 115.000 euros. No irán a la cárcel.

El empresario, a través de su representación legal, aceptó un año de prisión y seis meses de multa, que se conmutará por 24 meses de multa con una cuota diaria de tres euros. En total deberá hacer frente a 2.700 euros de multa. Por su parte, la defensa de la técnico de prevención acordó un año de prisión que se traduce, finalmente, en 24 meses de multa, con una cuota diaria de tres euros, por lo que deberá abonar 2.160 euros. Y ambos afrontarán la indemnización de 1150.000 herederos a la familia de la víctima.

Accidente

El día de los hechos, el trabajador, fallecido hace unos meses, se quedó tetrapléjico al caerse al interior de una cuba situada a tres metros de altura e impactar contra el suelo. La Fiscalía sostenía en su tesis que aquel 18 de julio de 2013, el empleado se encontraba en la sede la empresa, en Lugo de Llanera, en la que una de sus tareas habituales era la de limpiar las cubas de almacenamiento de vino, para lo cual debía abrir la tapa, situada en la parte superior de los depósitos, a una altura de tres metros, y aclarar con una manguera a presión cada depósito. Cuando estaba trabajando en uno de ellos se le resbaló una mano y cayó al interior de la cuba, sufriendo lesiones de extrema gravedad que derivaron en una tetraplejia por lesión medular. Al trabajador le fue reconocida gran invalidez y un grado de discapacidad del 75%.

En su escrito de acusación, el Ministerio Fiscal indicaba que el administrador de la empresa no suministró información completa al servicio de prevención de riesgos laborales que había contratado. Además, que la técnico de riesgos laborales habría omitido el riesgo para los empleados de limpiar la cuba sin los medios mínimos. Asimismo se acusaba a la empresa de carecer de seguro de responsabilidad civil. Fiscalía pedía dos años y medio de cárcel para el empresario y año y medio para la técnico. Solicitaba, además, una indemnización para la víctima de medio millón de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos