Las familias del CRA de Viella se movilizan para exigir un logopeda en sus tres escuelas

Varias familias durante la concentración celebrada en las escuelas de Faes, en Valdesoto. /  NOSTI
Varias familias durante la concentración celebrada en las escuelas de Faes, en Valdesoto. / NOSTI

Critican que este curso el servicio es compartido con el colegio de La Fresneda, lo que ha dejado sin atención a 22 de los 26 alumnos que lo demandan

LYDIA IS VALDESOTO.

Las familias del Colegio Rural Agrupado (CRA) de Viella, integrado por las escuelas de Viella, Faes y Aramil y con una matrícula de 148 alumnos, pasaron ayer a la movilización tras varios meses esperando una respuesta por parte de la Consejería de Educación y se concentraron en la escuela de Faes para exigir la incorporación de un logopeda a media jornada, tal y como tenían el pasado curso. «En octubre remitimos un escrito para solicitar un especialista en audición y lenguaje para el centro, ya que nos encontramos con que la media jornada era compartida con el colegio de La Fresneda, lo que nos deja con una atención testimonial y que a la escuela de Aramil ni siquiera llega», explicó Gemma González, presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA). «Hay veintiséis niños en el CRA que requieren una atención educativa diferente y hay otros cinco propuestos por sus tutores para que se les haga una valoración psicopedagógica, por lo que no aparecen como demandantes del servicio», añadió.

Los casos constatados son cuatro alumnos con necesidades educativas especiales, seis con necesidades específicas de apoyo educativo con informe psicopedagógico, cuatro con retraso de lenguaje y doce con dislalias, un trastorno de la articulación de los fonemas. «Este curso hay más casos y en cambio el especialista es compartido, por lo que se generan más horas de reducción por desplazamiento y eso implica menos horas de atención directa, salimos a media hora cada quince días y solo está atendiendo a los cuatro casos más graves, el resto no tiene ningún tipo de apoyo», apuntó González.

La AMPA asegura que «este recorte perjudica seriamente a estos niños, que en muchos casos se ven abocados al fracaso escolar al tener que enfrentarse sin ayuda a un lenguaje con el que tienen dificultades» y considera que esta situación incumple la Ley de Educación que establece que la administración debe garantizar tanto la valoración de los alumnos como los recursos necesarios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos