Festejos de Pola de Siero asegura que estaba facultado para lanzar los voladores

El lugar donde estaba situada la traca de voladores que no se llegaron a lanzar tras la procesión del domingo. / E. C.
El lugar donde estaba situada la traca de voladores que no se llegaron a lanzar tras la procesión del domingo. / E. C.

Soto notificó en junio la descarga a la Delegación del Gobierno y dice que no requería un permiso expreso al usar menos de 50 kilos de pólvora | El presidente afirma que la traca se iba a tirar desde un camino de uso público

J. C. D. POLA DE SIERO.

El presidente de la Sociedad de Festejos de Pola de Siero, Jenaro Soto, defendió ayer su correcta actuación para tramitar el lanzamiento de una traca de voladores tras la procesión del domingo del Carmen, cuya descarga fue prohibida por la Policía Local a raíz de una denuncia vecinal. Y aseguró también que la traca no estaba situada dentro de una propiedad privada, como sostiene la persona que avisó a la Policía, sino en un camino de uso público.

Soto mostró ayer a este diario el documento remitido a la Delegación del Gobierno, con fecha 15 de junio y con el sello de entrada en el registro, donde Festejos declara responsablemente que dispone de los documentos correspondientes del reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería. Según el presidente, como la traca era inferior a los 50 kilos de pólvora, la Delegación del Gobierno no exige presentar un plan de seguridad adicional y permite su descarga «por silencio administrativo», sin necesidad de expedir una autorización expresa. En total, se iban a lanzar 250 voladores durante unos noventa segundos.

Desde el Ayuntamiento de Siero reiteraron ayer que Festejos carecía de una autorización expresa de la Delegación del Gobierno y que se incumplía el reglamento que regula los artificios pirotécnicos y de cartuchería, en lo referente a la distancia de seguridad, además de la ordenanza para la tenencia, defensa, y protección de los animales de compañía y domésticos, ya que había animales en la finca anexa.

Muestras de apoyo

Soto recibió ayer numerosas muestras de solidaridad de los vecinos. Uno de los más indignados era Mario Canal, quien colaboró en el pasado con la Sociedad de Festejos: «Me parece horrible la actuación de los concejales que fueron elegidos para defender al pueblo, ayer (por el domingo) agacharon todos la cabeza y se guardaron; se les comentó a todos la situación y ninguno dio la cara; solo valen para ir a la procesión a hacerse la foto», afirmó.

Canal se preguntaba si la Policía Local reclama también los permisos «cuando los viernes o los sábados se tiran voladores a las tres o las cuatro de la mañana». Y mostró sus dudas de que estuviera facultada para impedir descargar la traca de los voladores, sin esperar a que tramitara y se resolviera la denuncia. También ironizó con el argumento de que los voladores molestaban a los animales: «Si tienen estrés, que los lleven a Rodiles».

No fue el único incidente. Según relató el presidente, un camión municipal acudió ayer a la calle Alcalde Parrondo a cargar unas vallas, que una entidad había cedido a Festejos por un convenio. Y cuando Soto fue a pedir explicaciones de por qué las cogían sin permiso, «los agentes de la Policía Local se burlaron de mí», dijo. Horas después, le llamaron para devolverle las vallas.

Soto desveló también que el pasado jueves le reclamaron documentación de unos feriales, que estaba depositada en el Ayuntamiento desde seis días antes, y en cambio no se ha intervenido en otra atracción «que está sin permiso». Tal parece que fiestas de la Pola y polémica van camino de convertirse en términos redundantes.

Temas

Siero

Fotos

Vídeos