Festejos polemiza con la cerveza

Vista general de la plaza cubierta de la Pola durante la última edición del Oktoberfest. / NOSTI
Vista general de la plaza cubierta de la Pola durante la última edición del Oktoberfest. / NOSTI

Alyan Eventos advierte que se ha aprovechado de su trabajo para plantear la misma propuesta en la Pola con solo quince días de diferenciaUn promotor privado acusa a la sociedad de copiarle el festival Oktoberfest

LYDIA IS POLA DE SIERO.

La polémica vuelve a la Sociedad de Festejos de la Pola tan solo diez días después de las fiestas del Carmín, que estuvieron protagonizadas por varias discrepancias de algunos vecinos con la gestión llevada a cabo por el presidente, Jenaro Soto. En esta ocasión, el motivo de disputa son los dos festivales de la cerveza programados para este otoño con apenas quince días de diferencia.

El primero, previsto del 11 al 15 de octubre, llega de la mano de la Sociedad de Festejos. En una entrevista concedida a EL COMERCIO, Soto aseguró que la idea original partió de la entidad, que ya en 2012 intentó organizar un festival que finalmente no cuajó por falta de entendimiento con las marcas y lamentó que «el Ayuntamiento quiera dar duplicidad al evento».

Una reacción que ha molestado a Alberto Díaz, responsable de Alyan Eventos, la empresa que ha sido cabeza visible del Oktoberfest durante todas las ediciones y que a principios de año reservó la plaza cubierta de la Pola entre el 27 de octubre y el 1 de noviembre. «Dos festivales de la misma temática con dos semanas de diferencia pueden matarse el uno al otro», lamentó.

Asimismo, recordó que es su empresa la que figura como organizadora en la primera edición, celebrada en 2014. En aquella primera cita, Festejos aparecía como colaborador, al igual que el Ayuntamiento de Siero, la empresa cervecera que suministró la bebida y una emisora de música comercial. «Fuimos nosotros quien elaboramos y presentamos en el Ayuntamiento el proyecto y fue allí donde nos aconsejaron que habláramos con la Sociedad de Festejos para que colaborara con la gestión de los permisos, algo que nos pareció coherente, pero todos estos año no pasó de una colaboración, el trabajo está firmado y registrado por nosotros», defiende Díaz.

Fue en 2015 cuando se intensificaron las fricciones. «Jenaro pidió la plaza para celebrar la segunda edición sin consultar y nos planteó que si hacíamos el festival tenía que ser como él quería o que no lo había; unas exigencias que aumentaron y se hicieron más restrictivas el pasado año», relató.

Así las cosas, en base a sus argumentos, anunció que pedirá al Ayuntamiento el proyecto presentado este año por la Sociedad de Festejos. «Quiero comprobar que no se trata de una copia o un plagio del que hemos registrado nosotros durante estos tres años que ha habido Oktoberfest», explicó.

Díaz, que asegura contar con el apoyo de hosteleros, no va a entrar «en polémicas ni en guerras dialécticas con nadie» y añadió que «mi intención es continuar con el festival tal y como lo llevo haciendo desde hace tres años».

Asimismo, hizo hincapié en que aunque le moleste la propuesta de la Sociedad de Festejos no pedirá que no se autorice su celebración. «Aposté por el festival desde el primer año porque considerábamos que iba a ser un bombazo para la Pola y logramos que tuviera éxito con el trabajo conjunto con los hosteleros y la respuesta del público, este año nos desmarcarnos de Festejos y seguiremos nuestro camino presentando una apuesta fuerte», avanzó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos