«La fiesta del Ecce-Homo es de primerísimo orden»

Tino Fombona durante la lectura del pregón de las fiestas del Ecce-Homo. / SUSANA SAN MARTÍN
Tino Fombona durante la lectura del pregón de las fiestas del Ecce-Homo. / SUSANA SAN MARTÍN

Tino Fombona invita a los noreñenses a disfrutar de sus celebraciones «con la mayor y la más sana de las alegrías»

MARCOS GUTIÉRREZ NOREÑA.

La lectura del pregón marcó ayer el inicio de las fiestas del Ecce-Homo. La lluvia, que hizo acto de presencia en varios momentos de la jornada, hizo que hubiera que cambiar el escenario tradicional, de los jardines del ayuntamiento a la Sala Polivalente. Pese a que las tablas de Tino Fombona, 'La voz de tergal', son más que probadas tras décadas de actuaciones ayer no podía ocultar cierto nerviosismo ya que jugaba en casa. «Si tengo que decir todo lo que tengo dentro estoy aquí dos días», bromeaba poco antes de salir a escena.

Fombona centró su pregón en la naturaleza del Ecce Homo como fiesta religiosa, pero también celebración profana y llena de colorido. «Puedo atestiguar por mis actividades musicales, no solo en Asturias sino también en Galicia, Cantabria, Castilla y León, La Rioja y País Vasco, que nuestras fiestas dedicadas a Jesús Nazareno con motivo de la exaltación de la Santa Cruz, son de primerísimo orden, tanto en el aspecto religioso como en el profano», destacó. El pregonero recordó aquellos tiempos en los que a las procesiones de bajadas del santo o del día grande acudían «los vecinos de Noreña y poco más» y valoró cómo las celebraciones se han convertido en una referencia para toda Asturias.

«Los pioneros de la Sonofe pusieron muy alto» el listón de la organización de las fiestas. También valoró la intensa vida asociativa de Noreña, en la que proliferan entidades «de todo tipo» gracias a personas que, como él, «se meten en todos los charcos». Encaró el final del pregón con una reflexión de Rabindranath Tagore: «A veces nos dirigimos a Dios mendigando un poco de alegría y otras veces le brindamos nuestra propia alegría, con lo cual nos hayamos más cerca de él». Tras esto recomendó a los presentes pasar «estas fiestas con la mayor y más sana alegría». Unas estrofas de la canción 'Caminito de Noreña' pusieron un inmejorable colofón a su pregón. Ayer también se coronó a las reinas de las fiestas, Nara Teijeiro y Carlota García. Da la casualidad de que Teijeiro ya fue reina infantil hace diez años.

Fotos

Vídeos