La Fresneda dejó también de tirar voladores por las quejas vecinales

J. C. D. SIERO

Las quejas vecinales por el lanzamiento de voladores para anunciar el comienzo de las fiestas también afectó en su última edición a la Urbanización de La Fresneda. El presidente de la asociación de vecinos, Óscar Llamas, comentó ayer que había decidido suspender este año el lanzamiento de voladores, tras las protestas que hubo el anterior, a través de las redes sociales, argumentando que asustaban a los animales.

Según explicó Llamas, en años anteriores habían tirado tres o cuatro docenas de voladores, que les regalaba la empresa que ofrecía el espectáculo de fuegos artificiales, pero esta vez decidió suprimirlos para evitar polémicas. Y aseguró que luego hubo también protestas de otros vecinos por no anunciar las fiestas con voladores.

Por su parte, en las dos fiestas patronales de Lugones -El Carbayu y Santa Isabel- siguen el mismo procedimiento, que es dejarlo en manos de la empresa de pirotecnia contratada para la ocasión, que es la que posee los seguros y la que se encarga de solicitar los permisos ante la Delegación del Gobierno, y que luego ellos entregan una copia en el Ayuntamiento. «Nosotros no tocamos ni un volador», afirmaba ayer Juan Cima, de la Cofradía Nuestra Señora del Buen Suceso. Y lo mismo decía Óscar García Rilo, de la sociedad Santa Isabel.

Fotos

Vídeos