Fusba captará nuevos trabajadores a través de una campaña para veinte mil familias

Trabajadores de la fundación Fusba, en sus instalaciones de Carbayín Alto. / PABLO NOSTI
Trabajadores de la fundación Fusba, en sus instalaciones de Carbayín Alto. / PABLO NOSTI

La fundación, con sede en Carbayín Alto, pretende crear una bolsa de empleo con los candidatos que cumplan los requisitos

J. C. D. SIERO.

La Fundación Laboral de Minusválidos Santa Bárbara (Fusba), con sede en Carbayín Alto, ha puesto en marcha una campaña para captar posibles trabajadores para engrosar su bolsa de empleo y que va destinada a más de veinte mil familias asturianas.

Los estatutos de la fundación establecen que el personal integrado en la bolsa de trabajo debe ser hijo o nieto de trabajadores de la empresa estatal Hunosa, tanto en activo como prejubilados o jubilados, o bien hijo de trabajadores o extrabajadores de la propia Fusba. Asimismo, otro requisito de obligado cumplimiento es padecer algún tipo de discapacidad física, psíquica o sensorial, que esté reconocida mediante un certificado oficial. De ahí sale ese cálculo de posibles beneficiarios de la campaña.

Seis nuevos empleados

La ampliación de la bolsa de empleo permitirá atender las necesidades puntuales de contratación que la fundación pueda precisar en el futuro. De hecho, en los últimos dos meses han incorporado a seis nuevos trabajadores, con lo que la cifra actual de operarios asciende a 103 personas. Los interesados en engrosar esta bolsa pueden contactar con la trabajadora social de Fusba en la sede de Carbayín Alto.

Fusba es una entidad con personalidad jurídica propia y fue constituida por Hunosa en 1975 para formar y emplear a familiares de mineros de la empresa pública que tuvieran algún tipo de discapacidad. En sus orígenes, su actividad estaba vinculada a la minería pero, con el declive y la reconversión del sector, la fundación supo readaptarse y diversificar sus productos y actividades. Ahí están sus líneas de textil, que logró un sello de calidad; serigrafía, reclamo publicitario, artes gráficas, escaneado y georreferenciación, productos de higiene, vestuario laboral y equipos de protección individual, fabricación de piezas metálicas y soldadas o fabricación de tacos de arcilla. También se dedican al mantenimiento de zonas verdes y arreglos asociados de albañilería y pintura, limpieza de fachadas y exteriores, mantenimiento de extintores o servicios de desinfección.

Desde hace dos décadas, Fusba forma parte del Club Asturiano de la Calidad y sus productos se venden en una decena de países, entre ellos, Noruega, Polonia, Cabo Verde, Argelia o Senegal. Y trabaja también para destacadas multinacionales. Y hace un año, la fundación fue declarada como medio propio de la Administración central, tras una prolongada negociación por parte de la dirección de Hunosa.

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos